ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

lunes, 9 de septiembre de 2013

"¿Privatizar o expropiar?" (8 de septiembre de 2013)

Presidente Lázaro Cárdenas del Río
John M. Ackerman 

Si se trata de “utilizar los instrumentos legales” del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, como señala Enrique Peña Nieto en su iniciativa de reforma a los artículos 27 y 28 constitucionales, habría que recurrir en primer lugar a la Ley de Expropiación (véase: http://ow.ly/oaegO). Esta norma fue impulsada y firmada por Cárdenas durante los primeros años de su administración y extensamente utilizada a lo largo de su sexenio. 

Su valiente aplicación de esta ley permitió la consolidación institucional del Estado mexicano al demostrar que los compromisos sociales plasmados en la Constitución de 1917 no estarían destinados a quedar en letra muerta. Sin la masiva expropiación y reparto de las tierras de las haciendas así como la expropiación y nacionalización del petróleo, México posteriormente hubiera sufrido décadas de inestabilidad y hoy sin duda estaríamos en una situación política, económica y social aún más problemática. 

La reforma al artículo 27 constitucional firmada por Cárdenas, que cita Peña Nieto en su iniciativa, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 9 de noviembre de 1940, apenas tres semanas antes de que el ex-presidente abandonara su cargo. Fue un acto posterior que buscó consolidar las bases legales para el Decreto Expropiatorio emitido el 18 de marzo de 1938, en que se nacionalizó la industria petrolera (véase: http://ow.ly/oadEl). El propósito de la reforma constitucional no fue abrir la industria a la iniciativa privada y mucho menos darle mayores facilidades a las empresas transnacionales, como tramposamente sugiere el presidente actual, sino cerrarle el camino precisamente a estos intereses. 

La principal novedad del nuevo párrafo sexto del artículo 27 constitucional impulsado por Cárdenas fue la prohibición explícita del otorgamiento de concesiones a particulares en materia de petróleo y otros hidrocarburos (véase: http://ow.ly/oagVh). Los redactores de la versión original del artículo 27 ingenuamente habían dejado fuera este importante candado, lo cual llevó al abuso inaceptable de poder de parte de las petroleras extranjeras. Cárdenas rectificó este error al eliminar de la Carta Magna cualquier posibilidad de concesiones en la materia. Y por si hubiera alguna duda, también se incluyó la mención de que “el dominio de la Nación es inalienable e imprescriptible” en materia de petróleo, minerales, aguas y otros recursos estratégicos. 

Pero el principal “instrumento legal” de Cárdenas no fue esta tardía reforma constitucional sino la Ley de Expropiación. Ante el desconocimiento de las petroleras transnacionales tanto de los derechos laborales de sus trabajadores como de la autoridad de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Cárdenas tomó la valiente decisión de recurrir a esta ley publicada el 25 de noviembre de 1936 que explícitamente faculta al gobierno a expropiar bienes si tal acción sirve al interés público. Si no hubiera tomado esta acción, muy difícilmente contaríamos hoy con importantes instituciones públicas financiadas desde los ingresos petroleros como la UNAM, IPN, IFE, TEPJF, IFAI, CNDH, IMSS, ISSSTE y el sistema de educación pública nacional. 

Cárdenas también utilizó la Ley de Expropiación para implementar el mayor reparto agrario en la historia de México. Así se pudieron satisfacer en parte las demandas de los cientos de miles campesinos que habían sacrificado sus vidas en defensa de sus tierras durante la Revolución Mexicana. Durante el sexenio de Cárdenas se repartieron aproximadamente 18 millones de hectáreas a las comunidades y a los ejidos. Cárdenas incluso frecuentemente respaldó directamente la acción de las “autodefensas” campesinas de aquel momento cuando recuperaban con armas las tierras que les correspondían. Es notorio el contraste con las acciones del gobierno actual. 

Sin las acciones de justicia social del reparto agrario y la expropiación petrolera, hubiera sido imposible pacificar al campo mexicano, construir instituciones públicas y consolidar a México como un solo Estado-Nación. Sin Cárdenas, México muy probablemente hubiera sido consumido por una larga guerra civil y constantes golpes militares, tal y como ocurrió en casi todos los países de América Latina a lo largo del siglo XX. 

La propuesta de Peña Nieto de regresar la industria petrolera a las mismas empresas que fueron expropiadas en 1938 pone en riesgo mucho más que solamente los ingresos fiscales. Al afectar integralmente la estructura institucional y el pacto social que funda el Estado mexicano moderno genera condiciones para un nuevo estallido ciudadano. Peña Nieto tiene razón en señalar que Cárdenas fue un presidente “pragmático”, “modernizador” y “visionario”. En donde se equivoca es en querer equiparase a él. En comparación con Cárdenas, el actual presidente sería más bien un “ideólogo”, “reaccionario” y de “cortas miras”. 

La mejor manera de seguir el legado de Cárdenas no es con la reversión de sus expropiaciones sino con una renovada aplicación de su Ley de Expropiación, todavía hoy plenamente vigente. La ley explícitamente faculta al Ejecutivo Federal a tomar control sobre los bienes de los particulares, para su posterior reparto o nacionalización, cuando existan “causas de utilidad pública”. Por ejemplo, la fracción VIII de la ley indica que una causa legitima sería para garantizar “la equitativa distribución de la riqueza acaparada o monopolizada con ventaja exclusiva de una o varias personas y con perjuicio de la colectividad en general, o de una clase en particular”. 

Sería difícil encontrar una mejor descripción de nuestra realidad actual. Hoy en México existen problemas generalizados con respecto a la distribución inequitativa de la riqueza, la monopolización de la producción, así como un abuso sistemático a la sociedad y la clase trabajadora por los poderes fácticos. Un gobierno verdaderamente democrático utilizaría los formidables poderes del Estado mexicano para redistribuir la riqueza nacional, acabar con los monopolios y garantizar el bienestar de todos los trabajadores, profesionistas, indígenas, jóvenes, mujeres y niños del país. 

Peña Nieto busca expropiar el legado de Cárdenas para su beneficio personal y el de sus socios. Pero el pueblo digno y consciente tendría que rechazar este acto de cinismo y trabajar arduamente, y de manera pacífica aunque no necesariamente por la vía electoral, para generar las condiciones para que próximamente pueda ocupar la silla presidencial alguien realmente digno del formidable legado del General Cárdenas. 


Twitter: @JohnMAckerman

(c) John M. Ackerman (Todos los derechos reservados)

14 comentarios:

  1. Lo que Peña y sus socios quieren hacer es un atraco a la naciòn, los ciudadanos conscientes vamos a luchar con todo, para evitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Peña Nieto afirmó en su campaña que él no tiene ideología, aunque como se dice no tener ideología es una ideología, entonces es incomparable con Lázaro Cárdenas pues además de visionario, Cárdenas fue un mexicano de corazón y así lo entendió el pueblo quien contrario a lo que podría pensarse de frágilidad postrevolucionaria,reaccionó apoyando y defendiendo lo que en ese momento entendió como la riqueza de su nación.

    ResponderEliminar
  3. me gusta tu columna y celebro que aun queden en Mexico intelectuales valientes

    ResponderEliminar
  4. mi admiracion y respeto ..sigo todas sus publicaciones es importante q queden mexicanos con valor para decir las verdades a los politicos con el turno del poder
    es bueno saber q hay personas inteligentes q pueden explicar a los q no saben o no entienden q significaria para el pais la renta petrolera¡ (muchos dicen q no les interesa xq ellos no son petroleros y q xeso trabajan) como explicarles q de una manera u otra se veran afectados si esta llegara a faltar¡ gracias por instruirnos asi podemos pasar informaciones fidedignas a los q no saben¡o no comprenden por estar desinformados por la television¡ gracias dr. Ackerman¡

    ResponderEliminar
  5. Los pasos del general Cardenas son los cimientos de la nacion,infraestructra(carreteras,hospitales,servicios publicos:agua potable,drenages,electicidad etc.,grandes univercidades y el campo autosuficiente).En economia crecimiento arriba del 6% anuales los (50, 60, parte de los 70). Todo esto basado en la educacion y educadores. Que de esto te an ofrecido los ultimos gobiernos y EPN. Desempleo y ambruna causadas por ellos y sus reformas, millones para comprar un solo pan y millonarios para comprar todo MEXICO LINDO Y QUERIDO.

    ResponderEliminar
  6. Mis respetos y admiracion sr!John M.Akerman.ES un sueño.....pero?? me permito soñar.Sueño. con que un dia. se pudiera poner una nota peridostica como esta en cada refresco que entra en cada casa de ustedes los mexicanos que viven haya en mi hermoso pais!Y como dijo alguien, que E.P.D.. I have a dream!

    ResponderEliminar
  7. Inalienable e imprescriptible.... De ese tamaño es el legado de nuestro General Lázaro Cárdenas del Río. Pragmático, modernizador y visionario, solo lo puede ser un hombre con un profundo amor por su pueblo y su gente. La defensa ha iniciado y tampoco hay marcha atrás. ¡México despierta!

    ResponderEliminar
  8. Tengo una inquietud de un ciudadano razo: de los altos precios del petroleo anteriormente pudimos capotear las crisis de los paises desarrollados y salimos sin sentirlas como otras veces y que padecimos los udis y el desempleo pero que pasaria si USA. Invade Siria el precio del petroleo se pondria como con jolopo y ya podriamos ahora si a administrar la riqueza y valorar y ocupar este exedente para un crecimiento de 2 años mayor a este ridiculo 1.5%. El problema son estos funcionarios corruptos que solo ven la manera de hacerse de una fortuna y no el bien comun

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo. Claro, conciso y fácil de entender. Gracias sr. Ackerman.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen artículo, ojalá lo logremos, poner de presidente a alguien que en realidad le interese México.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Yo quiero ser ese presidente, tengo un buen de proyectos totalmente distintos a los del inútil de Peña. Eso de los monopolios esta mermando a la sociedad, hay que eliminarlos; mejorar realmente el sistema de salud en todos sus aspectos; realmente mejorar el sistema de educación desde la raíz y no parcharlo donde conviene a unos pocos. Tengo un buen de cosas en la mente y que en serio son buenas, muy buenas pero mi pregunta es ¿cómo puedo llegar ahí, cómo puedo ser ese presidente?

    ResponderEliminar
  13. estimado nada de los que hagan es la solucion, yo vivo en Quintana Roo, vimos como el exGobernador Felix Gonzalez Canto se robo cinicamente 15 MMP y que la SCHP lo cobija,
    falsifico mas de veinte carpetas con mas 200 kms de carreteras con fotografias falsas, si nosotros le debemos un peso a la SCHP nos tratan como ladrones, tambien me comentaba un ingeniero que le hacia proyectos a Pemex que cuando les pasaba el presupuesto ya con muy buenas ganacias todabia la gente de Pemex le decia que subiera el
    presupuesto un 300%, imaginate si el exgobernador pudo engañar con algo que esta tierra, en mar con pemex es imposible saber lo que se hace, pueden inventar que perforaron veinte veces cuando nada mas fueron dos, cambiando ley solo va a cambiar la forma del robo, si se privatiza, las empresas extranjeras les van a entregar los Diezmos a los politico en paraisos fiscales, es lo mismo que se hace con los hoteles, tenemos el gobierno que merecemos, tenemos que cambiar de abajo hacia arriba, saludos

    ResponderEliminar
  14. Es usted una gran persona y un gran pensador, si algun dia esta por la ciudad de Puebla en alguna conferencia o algo similar por favor publiquelo para poderr ir a escucharlo, saludos

    ResponderEliminar