ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

lunes, 24 de marzo de 2014

"Izquierda plural" (23 de marzo, 2014)

John M. Ackerman

Muchas de las mismas voces que ayer criticaban el “centralismo” y el poder unipersonal de Andrés Manuel López Obrador hoy supuestamente “lamentan” la división que existiría entre las diferentes fuerzas de izquierda. El objetivo es claro y consistente: hacer creer a las fuerzas progresistas que ellas son las responsables de su propia derrota, primero por entregar su confianza a un líder y después por buscar generar nuevos movimientos y liderazgos. Si bien la autocrítica es siempre un ejercicio sano, también es muy importante aprender a distinguir entre los cuestionamientos que buscan construir y aquellos cuyo único fin es destruir y desanimar. 

Es cierto que la merma en la actividad pública de López Obrador desde su trágico infarto al miocardio, en diciembre del año pasado, ha dejado un enorme vacío de liderazgo social y una carencia de iniciativas políticas aglutinadoras. Al parecer, este gran dirigente ha decidido dejar de lado la lucha social, aunque sea sólo momentáneamente, para enfocarse en la construcción de su nuevo partido político, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Pide paciencia a la población y promete que una vez que Morena “llegue al poder” se podrán revocar todas las reformas anti-populares aprobadas durante 2013. 

Esta estrategia resulta ser ingenua en el mejor de los casos y contraproducente en el peor de los escenarios. La última década de comicios federales ha dejado perfectamente claro que la vía electoral está cancelada para la izquierda política. El poder del dinero y de la corrupción es tan grande que, hoy por hoy, no existe posibilidad alguna de que López Obrador, o alguien con convicciones similares, llegue a la Presidencia de la República. 

Hasta el acceso de la izquierda a las gubernaturas de los estados y a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal se encuentra cerrado. Hoy no existe un solo mandatario de una entidad federativa que haya podido articular una visión progresista diferente, innovador o auténticamente democrático. Miguel Ángel Mancera, Graco Ramírez, Arturo Nuñez, Ángel Aguirre y Gabino Cue todos son participantes activos en la consolidación autoritaria y el afianzamiento de las políticas neoliberales que hoy vivimos en el país. 

Las instituciones electorales, los medios de comunicación, el gobierno de los Estados Unidos y la correlación de fuerzas sociales todos están perfectamente alineados para evitar que la izquierda llegue al poder en México. Y el sensible aumento a los ataques a la prensa durante 2013, reflejado en el informe más reciente de Artículo 19 (disponible aquí: http://informe2013.articulo19.org/), demuestra que la situación va de mal en peor. Seguir pensando que con la pura fuerza del enorme carisma e imprescindible liderazgo de López Obrador ahora sí se podrá lograr una sorpresa electoral en 2018 es rayar en el pensamiento fantasioso. 

La única posibilidad para que la izquierda eventualmente llegue a dirigir el país sería por medio de una previa transformación radical en la correlación de fuerzas sociales. Es necesario articular un fuerte frente opositor al poder oligárquico nacional y financiero internacional para dejar perfectamente delineada la división histórica entre quienes hoy defienden el interés público y los que solamente buscan el lucro personal. 

Recordemos que los logros del Instituto Federal Electoral (IFE) entre 1996 y 2003 y del Congreso de la Unión entre 1997 y 2012 no se debían principalmente a la visión o los principios de los individuos que ocupaban cargos en estas instituciones, sino al contexto de pluralidad política y exigencia social que imperaba en aquellos momentos. Los funcionarios y los representantes fueron obligados a actuar, muchas veces en contra de su propia voluntad, en respuesta a la presión ciudadana desde abajo. 

El régimen autoritario busca generar caos y división entre los diferentes grupos rebeldes con el fin de justificar la represión o la intervención “institucional”. El caso del Auditorio Ché Guevara en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM es un excelente botón de muestra. A raíz de los conflictos ahí, han surgido voces oportunistas que buscan utilizar la situación para desechar cualquier concepto o práctica de autogestión estudiantil con el fin de “recuperar” el espacio para el control exclusivo de las autoridades universitarias. Una estrategia similar ya fue implementada el año pasado para descalificar a la CNTE y la lucha magisterial (Véase: http://ow.ly/uLdO3). La incorporación del PRD dentro del “Pacto por México” también tuvo la clara intención de dividir a las fuerzas de izquierda. 

Hay que reconocer los dignos esfuerzos de quienes están trabajando de manera honesta para construir el nuevo partido político llamado Morena. Sin embargo, también habría que tener muy claro que este esfuerzo no servirá de absolutamente nada si no se modifica simultáneamente el contexto de fraude institucionalizado y corrupción estructural que hoy predomina en el país. 

La buena noticia es que al enfocarse en el frente político-institucional, López Obrador ha dejado libre el frente ciudadano-social para desarrollarse de manera autónoma sin tener que esperar las indicaciones de un solo líder nacional. El surgimiento de una variedad de nuevos esfuerzos y convocatorias desde la sociedad civil, los sindicatos y los grupos sociales constituye entonces una excelente señal de que se está desarrollando un sano proceso de regeneración y reconstrucción de resistencia social desde las raíces. 

Habría que hacer votos para que estos esfuerzos se multipliquen, se consoliden y se articulen. Es un grave error confundir la fecunda pluralidad propia de las expresiones sociales libres y auténticas con el divisionismo sectario infiltrado desde el poder. 

www.johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman

(C) John M. Ackerman, Todos los derechos reservados
(Publicado en Revista Proceso, 1951)

19 comentarios:

  1. El auditorio es de la UNAM señor, no de unos pocos radicales

    ResponderEliminar
  2. Enteramente de acuerdo con Usted,los pròximos fraudes estàn listos, mientras no se haga nada para combatir la nueva farsa del INE.

    ResponderEliminar
  3. Estoy enteramente de acuerdo con Usted, los nuevos fraudes estàn en puerta, mientras no hagamos algo para acabar con la farsa del INE y sus corruptos integrantes.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Ackerman, por diversas razones, fué imposible al suscrito participar en el Congreso Popular. De ser posible aún, agradeceré de usted, indicarme donde y que requisitos son necesarios para participar. Por su atención, gracias.

    ResponderEliminar
  5. Tan fantasioso es pensar que morena gana en 2018, como pensar que AMLO podia haber ganado en 2012 contra toda la maquina mediatica de EPN.. su momento fue en 2006 y lo desperdicio por su misma necedad de no escuchar a nadie.. Seamos realistas, en el siglo 21 la mercadotecnia de los candidatos es importantisima y es una pena que digamos que la izquierda ya no puede llegar al poder por la via democratica.. Ese mismo derrotismo era el que vivia la izquierda chilena durante la dictadura de Pinochet e igual dieron la sorpresa ganando el referendum, solo hay que hacer las cosas bien..
    El problema del 2012 no es que todo se centrara en AMLO, sino que no alineo a los demas jugadores de la izquierda (chuchos, ebrard, cardenas, etc) mientras que EPN si alineo a todas sus huestes priistas. La izquierda necesita unidad para poder ganar, no caudillismos que insistan en presentarse a elecciones una vez tras otra sin cambiar nada.. Ahora bien, se podra lograr esa unidad? ante la sed de poder de los chuchos, las locuras de Ebrard, el caudillismo de AMLO, el radicalismo del congreso popular, se puede? Y si se puede, entorno a quien?
    Y lo del auditorio concuerdo con Victor, es de la comunidad estudiantil y por anios ha sido gestionado por grupos que no representan a nadie. No hay nada en contra de la auto gestion estudiantil, pero hay que ver quienes son esos estudiantes y quienes los eligen, la solucion no pasa por ir y tomar el auditorio a golpes..

    ResponderEliminar
  6. Estoy d acuerdo Ud. Los 2 factores d division es INSERTIDUMBRE Y MIEDO al pueblo d Mexico. Pero la debilidad del PRI esta q 62% d los votantes no confio en el. Sus votos duros son d 9,000,000 Mill. d votantes, los 10,000,000 les hicieron una percepcion, MONEX, influencia TELVISIVA etc., su potencial del PRI es d 20% de votantes o sea q 80% q son 38,000,000 d Mill. d Mexicanos no concuerdan con el PRI. Creo q el PRI esta en terrenos muy peligrosos. Nos an creado una idea son mas, gobernadores, senadores,diputados y presidentes municipales es su infraestrura, no es la fuerza del pueblo Mexicano. Ejemplo el PRD tiene su infraestrura muy dañada se va quedando sin votantes potenciales asi paso en las pasadas elecciones. Yo creo q PRI tiene q caer el 20% no lo va sostener. POR UN MEXICO LIBRE

    ResponderEliminar
  7. Gusto en saludarte.
    Much@s de nosotr@s somos concientes-actuantes gracias al obradorismo, nos hemos formado a lo largo de casi 10 años y si bien perseguimos una causa, avalamos un Proyecto de Nación no hemos seguido a pie puntillas, las indicaciones del líder máximo, a veces lo hemos desoído porque así nos dicta nuestra conciencia y porque hemos creido que se aleja de los principios que nos guían o si se quiere que se acerca a lo que tratamos de combatir; porque creemos que por la vía pácifica y organizada podemos arribar al poder (hemos tenido pequeños pero significativos logros, Tabasco es uno) tal vez nos lleve su tiempo, tal vez se nos acabe el país antes de lograrlo y quisiéramos que l@s demás se asumieran como ciudadanos, por eso también much@s abrazamos los trabajos del Congreso Popular, porque consideramos que la Desobediencia Civil Pacífica deberíamos estar practicándola tod@s y avanzaríamos más en nuestro propósito de cambiar la vida pública del país, pero desgraciadamente muchos que nos decimos "concientes" ni siquiera podemos apagar la tele o dejar de tomar cocacola.
    Por otro lado, conciliar las "izquierdas" no será fácil en principio porque no hay izquierdas, solo existen grupos con intereses específicos que hacen valer una y otra vez, que nos demuestran que lo suyo, lo suyo es el individualismo y el egoísmo, en afectación de lo colectivo y el bien común.
    La confianza es un valor que no se construye rápidamente y sin embargo se pierde en un abrir y cerrar de ojos. Quizá menos de un 20% de la clase política nos representa, por eso la importancia de incidir por ahí y saber con quién contamos, quién sí será capaz de practicar la política diferente de la que se practica hasta ahora.
    Te abraza Amalia

    ResponderEliminar
  8. La corrupción de los políticos no excluyea los de izquierda, muchos se dejan maicear como los demás, la población más marginada del México actual, continúa siendo esa feligresía verdaderamente inocente, ingenua, ilusa que peregrina en busca de alivio, perdón y bendiciones de la iglesia, esos son votos prácticamente gratuitos para el poder corruptor que hoy por hoy esquilma la riqueza nacional y negocia con sus recursos, sin dar cuenta al pueblo.
    Con esta millonaria cantidad de gente, sentada frente al televisor, saltando con los goles y aplaudiendo los resultados de los juegos ¿Qué se puede esperar?

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo.... Creo que mientras la izquierda no tenga presencia en el norte del país no podrá llegar a la Presidencia

    ResponderEliminar
  10. Mientras la política pública se manifieste débilmente con gritos, insultos, mentadas, marchas y hasta bombas caseras en contra de quienes estén en el poder, nunca avanzará ningún país de inconformes. Es buena la inconformidad, pero su manifestación debe ser con el conocimiento y la fuerza del derecho, seria, inteligente, honesta, solemne e insistente. Hay algunos opositores que no conosco personalmente, ni tengo nada que ver con ellos, como Manuel Camacho, Porfirio Muñoz, Moroña, el mismo Cuauhtémoc, que con sus defectos y a veces estpideces, tienen las tablas para enderezar a la Izquierda, sin embargo, no han tenido el poder de convocatoria de AMLO y MANCERA para convencernos totalmente Si lograran unirse, olvidando sus protagonismos o payasadas, harían un gran equipo que ni la selección de Estados Unidos ni la de China o Japón nos ganaría nunca.

    ResponderEliminar
  11. Mientras los "izquierdistas" no tengan bien presente que como humanos todos cometemos errores y magnifiquen los propios demasiado, al menos estarán cayendo en una actitud derrotista.

    La única razón por la que la izquierda no ha llegado al poder es porque se oponen las fuerzas más retrógadas y poderosas dentro y fuera del pais. Y para lograrlo han empleado todos los medios imaginables o no (al menos para un amplio sector de la población).

    No se trata de personificar derrotas. Debemos asumir nuestro propia parte del fracaso, como ciudadanos y como pueblo. La derrota es más bien del pueblo, no de la izquierda. El problema radica en concientizar a los que todavia no son conscientes del mal gobierno, que día a día nos sabotea. Todos los caminos llevan a la democracia.

    ResponderEliminar
  12. John, creo que lo más fantasioso es pensar y soñar en que existe una izquierda en México llamese de cualquier partido viejo y patético o nuevo y oportunista

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Aunque todo parecía que Andrés Manuel iba viento en pompa en 2006, estaba cometiendo gravísimos errores: poner al partido a su servicio; apoyarse en un reducido grupo de ex priístas advenedizos; relegar a corrientes internas del PRD; apegarse a su propia visión programática; abrir dos frentes de combate al mismo tiempo: PAN-PRI; confiar demasiado en su liderazgo; desgastarse en el juego de los apátridas y carecer de una estrategia maestra surgida de un análisis profundo y riguroso de la coyuntura presente. Según su juicio, su estrategia personalísima en el caso del desafuero le funcionó de mil maravillas: la movilización ciudadana. ¿Nos puede guiar un individuo que recientemente afirmó que la ideología y la estrategia son anodinos y que sólo basta con tener sentimiento y honestidad? Existen grupos y personalidades que pueden ser convocados a una conferencia para analizar y discutir, sobre bases científicas, el panorama prevaleciente y definir con precisión los objetivos, estrategias y tácticas de las fuerzas progresistas, democráticas y revolucionarias de México. Con el equipo extraordinario que tienes al frente del Congreso Popular, puedes tomar la iniciativa y desatar una nueva batalla contra la opresión y la miseria.

    ResponderEliminar
  15. comparto plenamente su visión de las diversas trabas que se están implementando desde la cúpula del poder, para evitarse "desagradables sorpresas" como las de 1988, 2000 (A pesar de Fox) y el 2006. Los nuevos arcaicos, se están regodeando en su retorno al poder (aunque en realidad nunca se fueron, sòlo cambiaron de color, verdaderos dinosaurios camaleónicos). Y parte de este exitoso retorno, es la divsión, la manipulación de los mass media, y sobre todo, la exaltación del bienestar individual sobre el colectivo ("A mi que me dejen trabajar, yo no tengo nada que ver con revoltosos, las manifestaciones no cambian nada, sólo sirven para estorbar, voy a llegar tarde a mi trabajo... ¡huevones, pónganse a trabajar!).

    Sin embargo, el peligro inminente que vislumbro en el esfuerzo de la formaciòn y consolidción del MORENA, (y que me hace renuente a integrarme) es que, una vez formalmente establecido, acogerá a los tránsfugas y acomodaticios de siempre... como mencionan en un comentario, la cruz del PRD fue el acoger a cualquiera que, inconforme con su partido, buscaba un hueso, mismo que le era otorgado. No olvidemos que el PRD se consolidó con la integración de ex-priístas inconformes por no obtener candidaturas (¿o acaso alguien recuerda al anodino Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, que fue quien postuló a Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, y bajo el cual se aglutinaron las demás minorías de izquierda?)...

    Si no logran diferenciar entre los militantes duros, apegados desde siempre al proyecto de AMLO, de los busca chambas oportunistas, MORENA está condenado a repetir lo mismo que el PRD, en lugar de ser una verdadera opción de cambio. Yo, como Santo Tomás: "Hasta no ver, no creer"...

    ResponderEliminar
  16. Creo que lo que subyace a las diferentes opiniones es la interrogante: ¿Cual es la vía, cual debe ser la estrategia? La mayoría de las opiniones se circunscriben a abordar el acceso al poder por la vía electoral. Como si en nuestro país fuera un paraíso de la democracia. Como si la democracia fuera el objetivo final, cuando en realidad debe ser el inicio. Sin embargo coincido en lo que se refiere a que , en las condiciones actuales, la vía electoral esta cancelada. De lo anterior nos obliga a replantearnos cual debe ser la vía y a veces confundimos la estrategia con la táctica, los métodos con los instrumentos. Pongamos las cosas claras solo veo dos vías: Pacífica o violenta y la opción esta en relación directa con las condiciones, no depende de los buenos deseos y voluntades.
    La mayor parte de los actores políticos de nuestro país considera la vía pacifica como opción, y entonces la pregunta es: ¿Se cuenta con el poder (recordar a Focault) necesario para hacerlo?
    Y aquí es donde muchas veces nos equivocamos: Que se vayan todos¡ decían cuando el argentinazo y siguen los mismos, "con el pueblo todo" y ese pueblo se vendió por un plástico,.... ejemplos sobran.
    La posibilidad de crear el poder suficiente es lo que debe de preocuparnos, acumular fuerzas le dicen algunos y creo que en este renglón se ha avanzado considerablemente. Sin embargo existen dos aspectos torales: 1)Como lograr la conjunción, unidad en la acción de los movimientos sociales y 2) La formación de militantes. Ya por ahí un italiano decía que es más facil formar un ejercito que formar capitanes.
    Y la experiencia ahí esta: Se conforman organizaciones amplias que al carecer de militantes duran un suspiro (social)



    ResponderEliminar
  17. John, un saludo. Ahora la gente sale a la calle sin esperar a AMLO, es tiempo de actuar y convencer a los nuestros de manifestarnos y unirnos. Gracias por luchar por México.

    ResponderEliminar