ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

domingo, 1 de junio de 2014

"El distractor nacional" (1 de junio, 2014)

John M. Ackerman 

El plan de votar las retrógradas reformas en las materias energética y de telecomunicaciones durante la celebración de la Copa Mundial de Futbol es un claro indicador de la enorme vulnerabilidad del régimen. Si Enrique Peña Nieto se sintiera seguro en su trono y con plena legitimidad social no sería necesario esconderse detrás de un espectáculo deportivo para distraer a la población. Al contrario, un gobierno fuerte y con solidez democrática tomaría su tiempo para convencer a los ciudadanos de las supuestas bondades de sus iniciativas en lugar de agravar el malestar social con un apresuramiento político innecesario e inútil. 

Los únicos que tienen prisa para aprobar las reformas son las empresas y los individuos que se beneficiarán de ellas. Televisa, Shell, Pedro Joaquín Coldwell, Carlos Slim, Luis Videgaray, Emilio Azcárraga y una infinidad de especuladores financieros, televisivos y petroleros rondan como buitres sobre el cadáver descuartizado del Estado mexicano, listos para satisfacer sus voraces apetitos. Están desesperados por concretar el saqueo y la censura antes de que la ciudadanía se dé cuenta de que el rey camina completamente desnudo por las calles. 

En contraste, el mejor escenario desde un punto de vista ciudadano sería dedicar todo el tiempo necesario para involucrar a los mexicanos en la discusión, la consulta y el debate de una serie de reformas que afectan profundamente tanto a sus bolsillos como a sus derechos fundamentales. Los procesos de deliberación democrática normalmente toman más tiempo, pero siempre generan resultados más equilibrados y justos para todos. “Despacio, que tengo prisa”, reza el sabio dicho mexicano. 

Las reformas energética y de telecomunicaciones son demasiado importantes para dejarlas en manos de una clase política corrupta y desacreditada. En lugar de apresurar irresponsablemente su aprobación, debería abrirse la cancha a una serie de debates públicos sobre el presente y el futuro de la nación, así como en torno al papel que juegan el oro negro y los medios de comunicación en la sociedad. Esta exigencia central de Alfonso Cuarón, a la cual se han sumado cientos de colectivos y millones de mexicanos, ha sido totalmente ignorada tanto por los poderes públicos como por los privados. 

La pasarela de opiniones de “expertos” en un Senado de la República cuya pluralidad ha sido anulada por inconfesables negociaciones políticas, de ninguna manera constituye un debate público auténtico. La serie de “entrevistas”, o más bien monólogos, de integrantes del gabinete federal en prominentes noticieros de televisión y radio tampoco satisface los requerimientos del diálogo democrático. Y el supuesto “diálogo por internet” con funcionarios federales escondidos detrás de preguntas preseleccionadas en Google Hangout no es más que una burla a la inteligencia del pueblo mexicano. 

Se repite hoy el vergonzoso escenario de la campaña presidencial de 2012, donde los medios electrónicos de comunicación, en lugar de fomentar el debate democrático asumieron una postura parcial a favor de Peña Nieto y su equipo al protegerlos de cualquier cuestionamiento incómodo o necesidad de responder sin teleprompter. Recordemos como el domingo, 6 de mayo de 2012 Televisa y TV Azteca decidieron transmitir en sus principales canales nacionales partidos de fútbol en lugar del primer debate presidencial entre Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota. Hoy los poderes fácticos nos recetan la misma fórmula pretendiendo utilizar el deporte como distractor para evitar la participación política informada. 

La buena noticia es que hace dos años le salió el tiro por la culata al régimen. Primero creció la indignación en las redes sociales por medio del hashtag #QueremosDebateNoFutbol. Y posteriormente, apenas cinco días después del primer debate silenciado, el viernes 11 de mayo, se levantó la voz de los valientes jóvenes de la Universidad Iberoamericana, lo cual transformó por completo la dinámica del proceso electoral. En la actualidad, la sordera intolerante del Ejecutivo Federal y de Televisa tendría que generar una respuesta similar de parte de la sociedad. 

Es importante mencionar que la opacidad y la cerrazón no solamente son indeseables en sí, sino que también generan graves desequilibrios sociales. Por ejemplo, el desastre financiero y la crisis política con los cuales culminó su sexenio Carlos Salinas de Gortari en 1994 fueron los resultados directos del centralismo autoritario desplegado durante su mandato. Protegidos de la ciudadanía por un grueso velo de opacidad e impunidad, los funcionarios salinistas repartieron sin rubor el pastel de las privatizaciones, hundieron la economía en un hoyo negro y polarizaron políticamente a la población. Si Peña Nieto no da pronto un golpe de timón en su conducción política, la crisis de 2018 muy probablemente será aún más profunda que la de hace 20 años. 

Para evitar este escabroso escenario, los ciudadanos tendrían que unir desde ahora sus diversas voces en una sola exigencia de defensa del espacio público y a favor de la equidad informativa, tal y como lo hicieron durante la campaña presidencial de 2012. Por ejemplo, una demanda sensata y razonable podría ser que Televisa ceda gratuitamente a la sociedad por lo menos cuatro bloques de dos horas de programación en el Canal 2 durante el horario AAA antes de la votación de las nuevas reformas. De acuerdo con la Constitución, todo el espectro radioelectrónico pertenece originariamente a la Nación y por lo tanto es un bien público cuyo uso tendría que priorizar los intereses generales por encima de los particulares. 

También habría que emplazar tanto a periodistas de manera individual como al Instituto Nacional Electoral (INE) a cumplir con sus responsabilidades públicas. Más allá de las filias y las fobias de los dueños de los medios donde laboran, se supone que los conductores de los noticieros y de los programas de análisis del país tendrían libertad para convocar a sus propios debates entre integrantes del gabinete federal y destacados críticos de las reformas. Su silencio cómplice hoy los compromete a todos. Asimismo, como la institución a cargo de garantizar el buen funcionamiento de la democracia en México, el INE también tendría la responsabilidad de intervenir directamente para fomentar el debate público informado y la equidad informativa en los debates sobre las reformas energética y de telecomunicaciones. 

Pero más allá de lo que hagan o dejen de hacer los poderosos, los de abajo no podemos esperar sentados. Habría que actuar ahora, y de manera coordinada, antes de que sea demasiado tarde. 

Twitter: @JohnMAckerman

(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados
(Publicado en Revista Proceso No. 1961)

18 comentarios:

  1. Ahora si habría que diferir. Si bien concuerdo plenamente con la postura a favor de más y más debates, así como de que se tomase el debido tiempo para elaborar las reformas, culpar al fútbol es por demás simplista.

    Se parte de una idea bastante discutible y que todo apunta hacia su falsedad, un supuesto espíritu crítico de los mexicanos. De ser así, ningún partido de fútbol los distraería; no es necesario que haya mundial para que la gente no se interese por estos temas, e incluso quienes estamos interesados podemos seguir un partido durante dos horas y después continuar con la vida cotidiana informándonos -por lo menos-.

    Que los eventos deportivos tengan más audiencia que el canal del congreso no es ninguna sorpresa. Aunque no creo que eso signifique que "el fútbol mueva más a México que la política".
    Lo que intento decir es que la idea del fútbol-como-enajenante es ingenua al suponer que si las miradas se dirigieran a la política ésta adoptaría (debido a las miradas) otro rumbo. Y si por "enajenante" entendemos "mecanismo ideológico que obstaculiza la comprensión de lo social", la idea del fútbol enajenante es enajenante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que no se trata de culpan o no al mundial de futbol. yo creo que lo que manifiesta el Dr. Ackerman es que dicho deporte es un distractor para los eventos que verdaderamente son importantes para el País como es el caso de la Reforma Ejergética.
      y no pongamos como ejemplo a los que seguimos este u otros artículos; sino a los millones de personas que ven solo Televisa y TV. Azteca, ya que dichas televisoras es casi un hecho que no van a demostrar crisis innegable que atraviesa este País y se van a concentrar en los PARTIDOS DEL MUDIAL, que es lo verdaderamente importante para ellos.
      Concuerdo absolutarmente con lo que dice el Dr. Ackerman en su decir de que si el Gobierno no se sientiera endeble y tambaleante, dejarían la discusión de la reforma para otro momento, pero al contrario hasta les "urge" regalar televisiones a la población del programa "oportunidades" que desgraciadamente es quien mas bajo perfil económico, politico y cultural.
      asi que amigo, no te veas reflejado porque este dicho no es para ti, pero sin embargo creo que si es nuestra oblicación patriótica difundir esta serie de arbitrariedades que trata de hacer este Gobierno, escudandose en un partido de futbol. saludos!!!

      Eliminar
    2. Estimado Aldo: creo que tu fanatismo futbolero no te hace reflexionar acerca de lo que el Dr. ackermann quiere comunicar, una cosa es el futbol diario de cada día y otra un Mundial de futbol, en ese evento todos los fanáticos de este deporte(sic), estan mas distraídos que en otros días, y ahi esta el momento que estaos saqueadores de la nación quieren aprovechar para realizar sus fechorías, amparados en una legalidad que ellos manejan a su antojo en detrimento de la nación.

      Eliminar
    3. Estimado Aldo, creo que te deslizas por la tangente del punto y tu postura es bastante nihilista. Para empezar, el fútbol es un deporte pero también un negocio enajenante, de acuerdo con tu definición. Por otro lado, las televisoras privadas en México buscan fines nefastos, nunca la educación y la conciencia, sino el control para alcanzar sus fines. Además, históricamente el pueblo mexicano ha estado tan mal educado (con toda la intención) que el mundial (como muchos otros distractores vía televisión) significa un momento de absoluta negación de la realidad. Muy distinto sería que las televisoras, como en otros muchos países, te educaran además de proporcionarte diversión, en este caso discutiendo las vitales reformas que se votarán en la oscuridad (como siempre). Nada de ello se discutirá, lo comprobarás. Así que nada de malo tiene que tu aprecies el fútbol y lo veas (como deporte, como negocio o ambas cosas), pero no es posible que alguien acepte que vía el mundial se engañe a personas que ya están engañadas, y que dado que su vida es la televisión, no le sea transmitida la información de lo que se vota para su futuro. La televisión en México es la fuente de información (desinformación) más amplia del país. Si se educa o engaña es toda la diferencia.

      Eliminar
  2. estos días decisivos para el futuro del país el distractor nacional a guardado silencio, tal vez como condición a que le autoricen los del INE a Morena,aunque así calladito se ve mas bonito, así la ciudadanía se ve forzada a inventar herramientas para una mejor movilización contra las reformas que se vienen, de todos modos él "distractor nacional" no ha hecho mucho por pararlas

    ResponderEliminar
  3. ¿Y la organizacion de los cientos de colectivos y figuras publicas , su convocatoria a los millones de mexicanos, a seguir con la lucha , la fecha , el dia , la hora, la UNAM, el POLITECNICO ,la IBERO, hasta ahorita no he visto una propuesta seria de acciones a realizar durante los dias del mundial , la gente que tiene ese poder de convocatoria lo debe exprimir poniendo la fecha , la hora , el día, otra vez esa es su funcion.....

    ResponderEliminar
  4. Siempre espero con gran interés sus análisis Dr. Ya con todo respeto para las opiniones dadas, pienso que el futbol no tiene nada que ver simple es nuestra ignorancia. Y por eso no prestamos atención ni siquiera nos damos cuenta algunos no todos, el gran peligro en el que esta México .me encantan sus artículos

    ResponderEliminar
  5. En los días de futbol es necesario hacer plantones frente al Congreso, hacerles saber que estamos atentos a sus accciones, no esperar ser convocados sino ir por cuenta propia. Llevar pancartas.

    ResponderEliminar
  6. Un hecho consumado, en lo que queda de pais.

    ResponderEliminar
  7. A veces pienso que como mucha gente va a dejar algo tan importante como lo es su futuro como sociedad, prefieren ver a la selección de futbol que enterarse de como poco a poco están vendiendo a México, me da pena y enojo a la vez pero unos cuantos no van a hacer nada, las marchas los plantones tal vez sirvan un poco pero si esas ratas están dispuestas a vender a PEMEX tengan por seguro que lo harán, al fin a l cabo quien les va hacer algo, de todas formas ya saben cómo va quedar México, no hay que hacerse ilusiones, a todo esto, ¿Cuando juega México contra Brasil? ah si el día de la votación para las leyes secundarias de la reforma energética me pregunto que me pondré a ver de todas formas los dos finales ya los sé.

    ResponderEliminar
  8. Claro que el fútbol es un distractor y no solo de temas importantes para la población.Ahora un campeonato mundial distrae como para que dejes para mañana la manifestación.Dirán que no todos somos así,es cierto,pero necesitamos de todos para que se escuche nuestra voz.

    ResponderEliminar
  9. Lo del INE y MORENA es otro asunto,en este momento no me interesa.

    ResponderEliminar
  10. Tan simple, si todas las personas que van a un estadio de futbol y pagan por ver a sus equipos hicieran los mismos para defender sus derechos, entonces este tema no estaría en mesa de discusión!!!

    ResponderEliminar
  11. Estos políticos zátrapas del CARTEL DE LOS PINOS, secuestradores del PRI, otrora partido emanado de la revolución mexicana, no solo se conformaron en actuar de manera inmoral y antiética al comprar la presidencia de la república, ahora se ve claro su objetivo de recuperar el dinero que recibieron para ese fin, y devolvérselos con creses a sus grandes patrocinadores, por eso están con la urgencia en desmantelar y entregar los pocos bienes que le quedan a la nación a propios y extraños, mediante la confabulación corrupta de los traidores de las cámaras de nuestros seudorrepresentantes, a dirigentes de otras instituciones de gobierno y partidos políticos sin escrúpulos, aprovechando los momentos de distracción mas apropiados para realizar sus fechorías, considerando que la mayoría de los mexicanos estarán hipnotizados en un evento mundial que no nos beneficia en lo más mínimo. !GRAN EVENTO VS GRAN HURTO!

    ResponderEliminar
  12. pues a qui ya nos cansamos de decir y decir lo que están haciendo mal y la verdad es que el sistema político actual deja poco margen al ciudadano común para que las leyes que se apliquen nos favorezcan, a un que la constitución contempla el referéndum a leyes de vital importancia no hemos podido promulgar ni derogar ninguna ley, el amparo contra reformas constitucionales ya fue aprobando y no se opuso resistencia, el problema esta en los partidos políticos que ya no pueden seguir operando como hasta hoy lo hacen, pues legislan encontra de las mayorías y ya no representan nuestros intereses, eso debe de cambiar.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, la cleptocracia del país que pretende tomar las decisiones en nombre de la mayoría nacional se equivoca una vez más al apostar al desgastado distractor del mediocre futbol. El Dr. Ackerman tiene mucha razón al analizar los cíclos recurrentes de la politiquería mexicana, asociada desafortunadamente con animales carroñeros que habitan en las cloacas llamados partidos políticos, televisoras y "honestos" inversionistas. Nadie robara nada si lo impedimos, organización e inteligencia son las respuestas. Di NO al futbol y mira como en el mismo Brasil una gran parte de la población rechaza a la mafia de la FIFA. Afortunadamente Brasil es mucho más que futbol, infórmate de sus logros sociales y culturales.

    ResponderEliminar
  14. Efectivamente, la cleptocracia del país que pretende tomar las decisiones en nombre de la mayoría nacional se equivoca una vez más al apostar al desgastado distractor del mediocre futbol. El Dr. Ackerman tiene mucha razón al analizar los cíclos recurrentes de la politiquería mexicana, asociada desafortunadamente con animales carroñeros que habitan en las cloacas llamados partidos políticos, televisoras y "honestos" inversionistas. Nadie robara nada si lo impedimos, organización e inteligencia son las respuestas. Di NO al futbol y mira como en el mismo Brasil una gran parte de la población rechaza a la mafia de la FIFA. Afortunadamente Brasil es mucho más que futbol, infórmate de sus logros sociales y culturales.

    ResponderEliminar
  15. No es q se culpe al futbol, es la manera enq es utilizado, aprovechado por un gobierno o politicos para pasar de manera casi "desapercibida" practicas,reformas o acciones q son de interes nacional y q casi siempre son contrariss al beneficio de la nación o que afectan o afectaán en el futuro a la población. La FIFA es una entidad muy a fin o muy diseñada ya, por gentes de grupos de poder muy alto, si tienes dudas de esto trata de checar algunos documentales acerca del mundial Argentina '78 donde un personaje principal era el secretario de estado Henry Kissinger, quien fue parte fundamental para que Argentina fuera la sede de dicho mundial. La noche q millones de Argentinos se volvieron locos de felicidad por el campeonato mundial ganado vs Holanda, esa noche otros muchos miles Argentinos y Argentinas fue la peor noche de sus vidas. Por todos sus familiares desaparecidos por la dictadura militar de Videla

    ResponderEliminar