ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

lunes, 5 de octubre de 2015

"La batalla por la UNAM" (Revista Proceso, 5 de octubre, 2015)

John M. Ackerman

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no es cualquier centro de enseñanza superior, sino que se ha consolidado como la conciencia de la nación y como el principal motor para la movilidad social en el país. Con sus más de 340 mil alumnos, 38 mil académicos y 28 mil trabajadores, es de las pocas instituciones públicas que todavía sirven desinteresadamente a la sociedad mexicana. En el contexto actual de privatización descarada, corrupción desbordada, censura expansiva y represión desmedida, entrar a territorio puma significa respirar una enorme bocanada de aire fresco. Al pasear por cualquier zona de la máxima casa de estudios, el alma se llena de esperanza en la posibilidad de construir un México más justo y democrático

Pero el régimen autoritario encabezado por Enrique Peña Nieto no tolera el florecimiento de este tipo de libertades democráticas. Desde el 1 de diciembre de 2012 el “nuevo PRI” ha sometido a la sociedad mexicana, y en particular a los jóvenes estudiantes, a un acoso constante que busca desarticularlos, criminalizarlos e intimidarlos. El actual ocupante de Los Pinos jamás perdonará la explosión de esperanza juvenil que surgió aquel viernes 11 de mayo de 2012 cuando estudiantes de la Universidad Iberoamericana corrieron al entonces candidato presidencial de su campus entre gritos de “¡Fuera!”, “¡Asesino!”, ¡Cobarde!”. La masacre y la desaparición forzada de los estudiantes activistas de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014, fue el resultado de la sed de venganza del presidente, así como de su política general de “limpieza” social y política. Para Peña Nieto los jóvenes son más un problema que una potencia nacional.

El desgobierno del Pacto por México tampoco respeta la autonomía de las instituciones públicas. Por medio de acuerdos cupulares, y en la más absoluta oscuridad, el régimen ha ido colocando sus cuadros más fieles en posiciones clave de organismos supuestamente autónomos, como el Instituto Nacional Electoral (INE), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, entre otros. Asimismo, se han ido desarticulando y privatizando instituciones públicas como Petróleos Mexicanos, la Comisión Federal de Electricidad, la SEP, el IMSS y el ISSSTE.

La colocación en la Rectoría de la UNAM de una persona fiel al actual proyecto de autoritarismo neoliberal es de suma importancia para el régimen. Una Universidad Nacional verdaderamente democrática, participativa y plural rápidamente se convertiría en una enorme piedra en el zapato para la clase política dominante. Desde la perspectiva de Peña Nieto, urge clausurar cualquier posibilidad de surgimiento de nuevos liderazgos juveniles o de proyectos intelectuales que podrían poner en riesgo sus planes transexenales.

En esta difícil coyuntura, una coalición cada vez más amplia de universitarios se ha movilizado para exigir un proceso transparente y democrático en la selección del nuevo rector de la UNAM, quien tomará posesión el próximo 17 de noviembre. El pasado lunes, un centenar de académicos de una docena de entidades de la máxima casa de estudios emitimos un comunicado público titulado Por la defensa de la Universidad Pública, de la UNAM (disponible aquí: http://ow.ly/STF4G). Numerosos grupos estudiantiles también han empezado a organizarse con objetivos similares (véase, por ejemplo: http://ow.ly/STGCr). Y en su último congreso general, celebrado en agosto, el Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM) emitió un histórico resolutivo exigiendo “transparencia plena” en el proceso de relevo en la Rectoría.

Frente a estas importantes exigencias de la comunidad universitaria, tanto los integrantes de la Junta de Gobierno como los candidatos a la Rectoría han elegido seguir el ejemplo del padrino político de Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari: “Ni los veo ni los oigo”. Hasta la fecha, ni un solo integrante de la Junta de Gobierno se ha dignado en contestar la carta enviada el pasado 26 de agosto por 35 académicos de carrera exigiendo que las deliberaciones de la misma sean públicas y transmitidas en vivo por TV UNAM (disponible aquí: http://ow.ly/STIa3). Y ni un solo candidato ha respondido al emplazamiento a un debate público de sus planes de trabajo lanzado por 100 académicos el pasado 28 de septiembre (documento aquí:http://www.democraciaunam.blogspot.mx/).

Todo parece indicar que las autoridades universitarias están decididas a imponer de manera unilateral, y sin tomar en cuenta las opiniones de la comunidad, a uno de los dos candidatos enviados por Peña Nieto. Sergio Alcocer ha participado directamente en la privatización del petróleo y en el sacrificio de la soberanía nacional, primero como subsecretario en la Secretaría de Energía con Felipe Calderón y después en la Secretaría de Relaciones Exteriores con Peña Nieto. Francisco Bolívar Zapata ha fungido como coordinador de Ciencia y Tecnología directamente en la Oficina de la Presidencia de la República desde 2012. Bolívar Zapata es conocido como el “Príncipe Monsanto” por organizaciones sociales a raíz de su aguerrida promoción de los transgénicos por medio de la Ley de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM).

Pero no será tan fácil como lo imaginan. En el simulacro electoral organizado por estudiantes de la UNAM el 17 de mayo de 2012, Peña Nieto recibió solamente 5.19% de la votación. Es casi unánime el rechazo de la comunidad universitaria al proyecto económico, político, educativo y cultural del actual ocupante de Los Pinos. Un rector impuesto por Peña Nieto generaría una situación de ingobernabilidad universitaria profundamente nociva para la institucionalidad democrática. Apostemos todos por la inclusión, la autonomía y la pluralidad. 


@JohnMAckerman

13 comentarios:

  1. La jugada del presidente “light” de controlar los poderes intermedios tiene su lógica; el los propone y el congreso dispone. Está en manos de los universitarios disponer ¡NO al juego sucio del presidente “light”! Apoderarse de la consciencia de la UNAM, es apoderarse de la crítica de un país; ahí el espejo del Politécnico y la defensa de académicos y alumnos. Privatizar la educación y educar zombis sin alma, espíritu crítico y profesional sin compromisos sociales es el objetivo del presidente “light”. La UNAM como un poder intermedio, crítico, social, formador de alumnos, maestros y futuros profesionales es mucho más que un presidente desnudo y “light”. Defender la Autonomía la tarea de todos.

    ResponderEliminar
  2. Sería un error de la clase dominante querer imponer un rector gobiernista.

    ResponderEliminar
  3. JohnMAckerman:

    Tiene sentido confundir al enemigo? Sergio Alcocer no es Peña ni es Calderón. Ahora resulta que trabajar en el sector público en el nivel que sea, significa que trabajas para los intereses más oscuros y se es corrupto y vende patrias. Vaya simplismo para desprestigiar a un universitario.

    Tus argumentos son discutibles y no prueban nada en contra de Sergio Alcocer. Tienes prueba alguna que demerite su desempeño en el sector público? Demuéstralo. Tienes prueba que demerite su desempeño como Secretario General bajo la rectoría del Dr. Narro? Demuéstralo. Tienes pruebas que demeriten su desempeño como académico? Demuéstralo. Tienes el deber moral de hacerlo. Decalificas por consigna?

    Ese aire que respiras en nuestra máxima casa de estudios se preserva gracias al desempeño de académicos de la estatura de Sergio Alcocer. Él no es tu enemigo John, él no es enemigo de los universitarios ni de México. No dispares para todos lados como para ver si le das al blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, Rafael Madrid me parece que desconoces como funciona la Junta de Gobierno en la UNAM.
      Por otro lado, Alcocer forma parte de este gobierno corrupto.
      Dice que la UNAM necesita innovar sus procesos educativos ¿será con base en el fondo bilateral con EU?

      Eliminar
    2. Excelente comentario. regularmente los autoritarios quieren que todo mundo piense como ellos, de no ser asi, los atacan con saña. allí está AMLO por mencionar al líder...

      Eliminar
    3. José eres tan miope y pobres tus 'argumentos' que te quedaste en el ramplonismo que según criticas

      Eliminar
    4. Rafael Madrid y José, se nota que son peñabots o beneficiados directos del sistema, no hay peor ciego que el que no quiere ver, aqui no es el tema de AMLO o estar en contra del sistema, simplemente cualquier ciudadano que tenga 2 neuronas se da cuenta que estos personajes que se han robado las votaciones o pagado para que voten por ellos, jamás esperen algo bueno de estos tipos, son antipatriotas odian a México y a sus ciudadanos. Vean el caos que tienen el país, corrupción a su máximo nivel e impunidad a granel. Recuerden tanto peca el que mata la vaca que el que le ata las patas. Tienen secuestrado al PRI y a las instituciones encartgadas de impartir justicia. Este pais ya no es de tercer mundo es de quinto, donde unos cuantos se apoderan de las riquezas de la nación. YA BASTA

      Eliminar
    5. Rafael Madrid yo creo que te falta muchísimo para llegar a cuestionar al Sr John M Ackerman, el sabe perfectamente lo que dice y lo que escribe, y el que creo que sirve a intereses oscuros, por su tipo de comentario es UD.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Solo que sea una eleccion transparente y televisada que hay de malo en eso? P pq no contesta el Gobierno? O solo siy mal pensadi?

    ResponderEliminar
  6. La UNAM debe de ser dirigida por personas que tengan una visión democrática de la enseñanza y por gente que no esté mezclada con la corrupta clase política. Muchos han olvidado que después de la Segunda guerra mundial se proclamó que la educación tendría que ser democrática para que los jóvenes provenientes de todas las clases sociales tuvieran acceso a ella. El futuro del desarrollo social y económico de los países dependería de la educación. En Paris, Francia, después del movimiento de 1968, el número de universidades públicas se extendió a 13 ¡Sólo en París 13 universidade! La UNAM debe de continuar su trabajo de formar a los jóvenes y promover la mobilidad social y para eso se requiere un rector con una visión progresista y de un gran futuro en beneficio de todos los jóvenes.

    ResponderEliminar
  7. Con la actual regresión política, la autonomía de instituciones como el INE, INEE, CNDH, INAI y, ahora la UNAM, es un "mito genial". Con la inminente imposición de Raúl Cervantes como Ministro de la SCJN -como ya ocurrió con Medina Mora-, y la sumisión del Poder Legislativo a los designios del Ejecutivo, ya nos podemos olvidar de la trillada "división de poderes". En palabras de Vargas Llosa ésta es "una dictadura perfecta".

    ResponderEliminar
  8. Nuestra Universidad está amenazada, eso es indiscutible y debemos proteger su autonomía plena para que ejerza la democracia en la dirección de su vida interna. Es uno de los últimos bastiones democráticos que nos queda a la sociedad, permitir su coptación sería imperdonable.

    ResponderEliminar