ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

miércoles, 9 de agosto de 2017

"El 'mundo global' de Nuño" (Revista Proceso, 6 de agosto, 2017)


John M. Ackerman

El pasado 11 de julio Aurelio Nuño anunció que la solución mágica a los problemas de México se encontraría en la ampliación de la cantidad de horas dedicadas a la enseñanza del inglés en las escuelas públicas del país. De acuerdo con su plan maestro, a partir de 2020 todos los niños egresarían de la primaria perfectamente bilingües, hablando español e inglés.

En un momento particularmente emocionante de su discurso, el secretario de Educación Pública –alguien que apenas mastica el inglés– exclamó que la enseñanza de este idioma sería más importante que casi cualquier otra materia, ya que es la única forma en que “México podrá insertarse con eficacia en el mundo global”.

El “pequeño detalle”, como diría Cantinflas, es que la afirmación de Nuño carece de sentido alguno, ya que el “mundo” es siempre y por definición “global”. Asimismo, la “inserción” de México en este “mundo global” es un hecho que no depende en absoluto del idioma que hablen sus ciudadanos. Al parecer, habría que recordarle a Mister Nuño que nuestro país no se encuentra en la Luna, sino en el planeta Tierra y por ello está automáticamente “inserto” en el mundo.

Así que la gran pregunta sobre el futuro de México no es cómo mejor “insertarnos en un mundo global”, una frase que carece de sentido u originalidad, sino cómo relacionarnos mejor con las otras naciones y pueblos del planeta.

Vale la pena abordar el tema de fondo: ¿Es el aprendizaje del inglés la clave del éxito internacional de México? Y en particular, ¿vale la pena dar prioridad a esta materia por encima de otras áreas de aprendizaje, como las matemáticas, el español, la música, las lenguas indígenas o el pensamiento creativo y crítico?


Si el objetivo principal del sistema educativo es producir mano de obra barata al servicio del capital estadunidense la respuesta sería afirmativa, desde luego. Desde este punto de vista, México necesita urgentemente que sus obreros puedan leer los manuales escritos en Seattle así como obedecer las órdenes emitidas por sus nuevos jefes de Houston y Nueva York.

Esta miserable lógica entreguista es la que predomina en el gobierno federal y en las mentes de todos los “líderes” del PRIANRD. Sueñan con desaparecer a México, y en particular al terrible estorbo de los millones de mexicanos dignos y conscientes, para “integrarse” plenamente en América del Norte. De ahí surge el servilismo más absoluto del gobierno de Enrique Peña Nieto hacia Donald Trump con respecto a la construcción del muro fronterizo, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el maltrato hacia los migrantes mexicanos residentes en los Estados Unidos y la política exterior hacia Venezuela.

Pero quienes soñamos con un México fuerte, soberano y justo tendríamos que apostarles a otras vías para fortalecer a la nación.

Específicamente, los dos aspectos que deberían ser prioritarios en el sistema educativo nacional serían la creatividad y el pensamiento crítico. Los países que logran avanzar en el mundo contemporáneo son aquellos que invierten en la formación integral de la inteligencia y la sensibilidad de sus poblaciones, no los que priorizan la enseñanza de un idioma en particular.

Lo que hace falta no es aprender a decir “yes sir” sin acento, sino liberarnos del malinchismo tan arraigado entre las élites políticas, empresariales e intelectuales del país, con el fin de construir nuestro propio camino al éxito a partir de las grandes fortalezas culturales, históricas y económicas de México.

Antes de aprender a masticar el inglés, nuestros niños primero tendrían que conocer la historia de México, así como saber leer, escribir, crear y criticar en español. Los estudiantes también tendrían que hacer deporte, aprender a tocar algún instrumento, saber debatir inteligentemente sobre la situación política nacional y conocer las tradiciones y las lenguas de los pueblos indígenas. El aprendizaje del inglés no hace daño, desde luego, pero es un gran error colocarlo como el eje vertebral del nuevo sistema educativo.

Si en México habláramos un idioma poco conocido mundialmente, quizás tendría sentido dar una alta prioridad al aprendizaje de lenguas extranjeras. Sin embargo, habría que recordar que el español es hoy el tercer idioma más importante en el mundo, con 350 millones de hablantes nativos. Solamente el chino mandarín y el hindi cuentan con más hablantes nativos.

Hablar español, el idioma de nuestros primeros colonizadores, ya nos da acceso al “mundo global” tan admirado por Nuño.

Lo que hace falta hoy no es aprender el idioma del nuevo imperio, sino dirigir la mirada hacia adentro para promover un renacimiento integral de la enorme creatividad y profundidad de todos los mexicanos a partir de una verdadera reforma educativa diseñada e implementada de la mano con los maestros, los alumnos, los padres y las madres de familia en toda la República.

@JohnMAckerman

13 comentarios:

  1. Si este sujeto Nuño que se cree el descubridor del nuevo modelo educativo en n ueustro país dice que el inglés nos permitirá ingresar al mundo sumiso, le recuerdo que ya no es el inglés el idioma que deberán aprender las nuevas generaciones sino que es el chino, ya que la superpotencia que está creciendo a pasos agigantados será quien rija próximamente, si no es que ya lo hace.

    ResponderEliminar
  2. La globalización no se refiere a la condición de globalidad de la Tierra, sino a la participación de un sistema social, económico y político que implica altos niveles de competencia, es decir competir con los mejores sistemas educativos para formar ciudadanos con alto rendimiento. ¿Donde que la educación humanitaria? Eso es otra discusión.

    ResponderEliminar
  3. Creatividad, sensibilidad y espíritu crítico, tiene toda la razón John, as usual.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego emociona tener entre nosotros como mexicano de avanzada, a uno de los pocos gringos buenos que se conozcan. Una vez más pones el dedo en la llaga y das una clara y certera solución estratégica, ahora en materia educativa.
    Acaba de suceder, como todos recordamos con grima, que la contundente barbarie de ese mismo personaje le sacó el tapón a una niña de quinto de primaria frente a los repetidos gritos de la palabra “ler”, cuando se quiso referir al verbo “leer”. ¡Qué país, valedor; qué país!
    'Bientos', John, 'bientos'.

    ResponderEliminar
  5. John, no cejes en tu misión de dar a conocer, develar ese sentido que das a la realidad que permite tener una postura crítica. Gracias, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que Maduro, les recordo a EPN y su pandilla, a Zapata y Villa lideres que lucharon por la soberania del pueblo. Va a ser dificil echarlos, una lucha que costara vidas, sudor y lagrimas.

    ResponderEliminar
  7. Bien, si él quiere que en las escuelas mexicanas aprendan a "huevo" inglés, asi también, debería solicitar a su par estadounidense que exija que en sus escuelas se aprenda español "right now", digo hay que ser recíprocos no empinados.

    ResponderEliminar
  8. Doctor Ackerman:
    Con todo respeto, o usted está escribiendo esto solo para desorientar o quizás su inglés nativo le está tapando los ojos.
    Si bien es cierto que los niños necesitan historia, educación física, pensamiento crítico, etc. Usted sabrá mejor que muchos (en su calidad de investigador), que en la academia (y muchos otros ámbitos culturales) el inglés es el idioma dominante. Cómo pretenderíamos empezar a producir más conocimiento, investigadores, patentes, si no armamos a los niños con la llave para acceder a millones de investigaciones y revistas científicas? Será fácil para usted que nunca tuvo problemas para leer alguna investigación, pero los universitarios que no dominan el inglés están condenados a depender de traducciones que pueden tardar años o a investigaciones viejas o caducas. No olvide que actualmente y desafortunadamente los centros de conocimiento se encuentran en países dominados por el habla inglesa. Quizás en un futuro lejano el español sea suficiente para entrar a un acervo de conocimiento como el que existe hoy en día en inglés. Pero hasta ese momento, privar el enfoque de inglés en las escuelas públicas condena a esos niños a cerrarse un mundo de conocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo, no comparto tu punto, aunque entiendo pues que no es despreciable el aprendizaje del inglés. Los saberes (y los centros especializados) no están en países de habla inglesa, esto es muy diverso, depende de las áreas y temáticas. Cierto es que resulta importante, muchas traducciones de su idioma original van al inglés. Pero no estamos preparando investigadores nada más... estamos hablando de personas con cualquier oficio o profesión y de esta mala costumbre de, con tal de darle peso a algo, convertirlo en lo más importante, no hacer juicios, ni balances. En lo personal me muestra la ignorancia del campo educativo del Sr. Nuño. Mi palabra pues, en ánimo de sumar a la reflexión.

      Eliminar
  9. Que podemos esperar de un tipo como Nuño que les dice a los niños que deben 'LER' en lugar de leer, este señor debería tomar como ejemplo el sistema educativo de un pequeño gran país como Islandia si tuviera la intención de hacer algo bueno por la patria, pero nos queda claro que estamos en manos de gente inepta y corrupta que lo único que les interesa es servirse y no servir como debería de ser

    ResponderEliminar
  10. Nuno is the same dimwit who doesn't know his own language; can't "leer"; and he has the arrogance to tell others to learn English. Lamentable :-(

    ResponderEliminar
  11. Cien por ciento con sus palabras, y agregaré que en las de Nuño, se halla el espíritu servil característico de los traidores.

    ResponderEliminar
  12. Este tipo de individuos los hemos padecido en México desde hace silos: criollos, polkos, afrancesados y ahora gringos falsos que no tienen raíces en México.

    ResponderEliminar