ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

martes, 10 de julio de 2018

"La segunda transición y la cuarta república" (Revista Proceso, 8 de julio, 2018)


John M. Ackerman

La contundente victoria de Andrés Manuel López Obrador marca, sin duda, un antes y un después en la historia de México. Independientemente de lo que ocurra durante su sexenio, el sólo hecho de derrotar a la mafia del poder de manera pacífica en una votación masiva el domingo 1 significa un profundo viraje en la política nacional. 

Los jóvenes, las mujeres, los campesinos, los obreros, los profesionistas, los empresarios, los pueblos indígenas y los maestros mexicanos hemos luchado durante décadas sin tregua por la democratización del país. En dos ocasiones anteriores la ola de repudio popular al sistema autoritario inundó las urnas con esperanza y dignidad. Tanto en 1988 como en 2006 la oposición de izquierda derrotó a la coalición del neoliberalismo autoritario, pero sus triunfos fueron cruelmente arrebatados por medio de descarados fraudes electorales. 

Hoy, a 50 años del levantamiento estudiantil de 1968 y 30 del fraude de 1988, finalmente hicimos valer el anhelo ciudadano de contar con un gobierno federal plenamente legitimado en las urnas y con un respaldo popular mayoritario. 

En 1997, México pasó por un momento similar al actual. En su espléndido libro biográfico sobre López Obrador, AMLO: con los pies en la tierra, José Agustín Ortíz Pinchetti relata lo que sintió la noche de las elecciones en que Cuauhtémoc Cárdenas ganó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal y simultáneamente el PRI perdió, por primera vez, su mayoría en la Cámara de Diputados: “En la noche de la jornada electoral me encontré en el Zócalo capitalino a don Julio Scherer; estábamos exultantes. Miré al cielo y sentí que se había roto la bóveda bajo la que yo había nacido: el control político del PRI empezaba a resquebrajarse. ¡Un entusiasmo bastante prematuro!” 

Tuvieron que pasar más de 20 años hasta que este sueño de la liberación del pueblo mexicano del yugo del PRI -- transmutado después en PRIAN con Vicente Fox y finalmente en PRIANRD con el Pacto por México -- pudiera hacerse realidad. El alud de votos a favor de Morena en la pasada elección no solamente llevó López Obrador a su triunfo; también modificó al mapa político en el país entero. De la noche a la mañana el nuevo partido se convirtió en la fuerza hegemónica tanto en el Congreso de la Unión como en algunos de los lugares más alejados de los vientos de la democratización, como el Estado de México y Hidalgo. 

Ahora bien, ¿Cómo garantizar que ahora sí la alternancia electoral genere un nuevo régimen político? ¿Cuáles fueron los principales errores cometidos en el pasado que llevaron al fracaso del primer intento de “transición democrática”? 

No hay respuestas sencillas a estas preguntas, pero podemos iniciar el necesario debate con una reflexión sobre dos puntos: 

Primero: el primer intento de transición se enfocó principalmente en el reformismo institucional y legal. Los legisladores han modificado la Carta Magna docenas de veces durante las últimas dos décadas, creando múltiples nuevas leyes, órganos autónomos y disposiciones constitucionales en materia de elecciones, rendición de cuentas, derechos humanos, transparencia y justicia penal con la esperanza de transformar de esta manera las coordenadas del poder público. 

Sin embargo, la efectividad de estas reformas ha dejado mucho que desear, tanto por la captura de estas instituciones por intereses políticos como por la simulación burocrática que suele caracterizar su actuar cotidiano. 

El principal reto para el nuevo gobierno de López Obrador es ir más allá de los cambios legales para generar una verdadera transformación tanto en la relación entre el gobierno y la sociedad como en la estructura del poder social y económico del país. Mientras sigamos con un gobierno corrupto que desprecia a la ciudadanía y una sociedad sometida por los poderes fácticos, ningún ajuste institucional será efectivo. 

El éxito de la segunda transición y de la cuarta república dependerá entonces, por un lado, del establecimiento de un verdadero sistema de rendición de cuentas del gobierno hacia la ciudadana y, por otro lado, de acabar de una vez por todas tanto con la pobreza como con los privilegios con el fin de generar una sociedad más igualitaria, participativa y crítica. 

Segundo: los partidos políticos que impulsaban la primera transición, el PRD y el PAN, rápidamente se burocratizaron, se corrompieron y se alejaron de las demandas sociales. Los desastrosos resultados electorales para ambos partidos en las elecciones del domingo pasado constituyen un claro mensaje de repudio de parte del pueblo mexicano para dos institutos políticos que ya no cuentan con arraigo popular alguno. 

Morena, en contraste, ha crecido de manera inusitada. Con apenas cuatro años de vida, esta agrupación ha pasado de ser una asociación civil con unos cuantos de miles de miembros a un poderoso movimiento político y social que opera en todo el país. Si el nuevo partido gobernante no establece rápidamente candados más claros para candidaturas, procesos formativos más profundos para militantes y mecanismos más democráticos para la toma de decisiones, la inercia, la infiltración y el oportunismo inevitablemente llevarán a Morena a repetir los mismos vicios del PRD y el PAN. 

En los próximos meses, Morena renovará toda su estructura directiva, al nivel nacional y en todas las entidades federativas, y probablemente también modificará sus estatutos para ajustarse a nueva coyuntura política. En estos procesos Morena pondrá en juego su presente y su futuro: ¿El nuevo partido ciudadano se convertirá en un verdadero motor de cambio social y político o terminará como una agencia de colocación de empleos y un espejo aplaudidor del gobierno federal? 

Para hacer historia, primero hay que aprender del pasado. Abramos los ojos, avancemos con paso firme y evitemos a toda costa repetir los errores del pasado. 

Twitter: @JohnMAckerman

Publicado en Revista Proceso No. 2175
(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados

19 comentarios:

  1. Se requiere de la participación de la ciudadanía, MORENA debe asumirse como movimiento para no burocratizarse y promover una cultura de debate, argumentación y transparencia en la toma de decisiones.

    ResponderEliminar
  2. Dispuesto a todo por la patria que no quede sudor en el anelo de dignidad por el pueblo ponganme aser algo contundente lo are y fiel a mi gente

    ResponderEliminar
  3. Dispuesto a todo por la patria que no quede sudor en el anelo de dignidad por el pueblo ponganme aser algo contundente lo are y fiel a mi gente

    ResponderEliminar
  4. El reto es difícil. Pero todo irá por buen camino. López Obrador es un luchador que pondrá en alto el nombre de México. Mi apoyo.

    ResponderEliminar
  5. El reto es difícil. Pero todo irá por buen camino. López Obrador es un luchador que pondrá en alto el nombre de México. Mi apoyo.

    ResponderEliminar
  6. No soy militante de este partido, pero me siento bien aportar mi granito de arena para que otros voten por el cambio, espero que no nos defraude,no nadamas AMLO si no tambien MORENA, por qué tamntam pueden perder su registro.

    ResponderEliminar
  7. Hay esperanza, hay intención, habemos muchos que queremos poner manos a la obra. Ya dimos el primer paso, y también estoy en disposición de seguir aportando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto es momento de ser parte del cambio,simple espectador o simple crítico cualquiera puede,el gran valor estriba en ser parte de ese gran cambio,hagámoslo posible.

      Eliminar
  8. Hay un dicho muy Mexicano : hechos son amores y no buenas razonesAhora o nunca necesitamos TODOS manifestarnos a través de los hechos... empezando con separar la basura, cuidar el agua, dejar de usar botellas y bolsas de plástico... o qué ¿a poco el pobre Presidente va a cambiar el país? NO NOSOTROS tenemos ahora esta responsabilidad . A ver si damos el ancho . Es consciencia de cada quién...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto cambios en manías cotidianas ,que por ser tan simples las tomamos como sin importancia,si empezamos por esas"simplezas,grandes cambios lograremos.saludos.

      Eliminar
  9. Hola John, yo pertenezco a un comité municipal de Morena, en tequisquiapan Querétaro y hubo muchas anomalias para designar candidatos; en todo el estado, y por eso perdimos...ya estamos preparando la estrategia para correr a los dirigentes estatales corruptos o se aclimatan o se aclichingan...ese es el lema...

    ResponderEliminar
  10. Para mantener una estructura fuerte tanto en MORENA como en el nuevo gobierno se requieren personas íntegras con capacidades para tomar decisiones adecuadas en beneficio de este paip

    ResponderEliminar
  11. La alegría y el contento tienen que perdurar mediante nuestro compromiso y trabajo, en todas directrices para reconstruir nuestro país. Participemos activamente en esta reconstrucción, desde las acciones más simples, como menciona la compañera, separar la basura, hasta las que requieren de mayor complejidad y compromiso!!!

    ResponderEliminar
  12. Como siempre tú análisis muy preciso. Ojala que se modifiquen los estatutos por el bien del país, ya hay mucha gente que entro al partido en últimas fechas y hasta salió con candidaturas y por supuesto y gracias al trabajo de los de siempre y al liderazgo de López Obrador para votar carro parejo, se beneficiaron, el punto es que muchos no son confiables y hay mucho descontento de los verdaderos morenistas que se siente desplazado.

    ResponderEliminar
  13. Suena presuntuoso eso de la IV República, algo así como propaganda por supuesto orientada hacia el control social. Como que es muy temprano para estar echando la casa por la ventana, ya que como diría Bertrand Russell: Los instintos y pasiones del hombre, de los cuales AMLO no está exento, pueden reducir su capacidad de desligarse del Neoliberalismo que ha dominado no solo la sociedad mexicana, sino al mundo occidental en general desde la Presidencia de Miguel de la Madrid en México, la era Reagan en EE.UU. y el Thatcherismo en el Reino Unido.
    La raíz de la desigualdad es precisamente el haber abrazado sin cuestionamiento el modelo neoliberal y a pesar de que treinta y tantos millones de mexicanos iniciaron la ola rosada en México, eso no quiere decir que el cambio radical que el país requiere signifique el romper las ataduras que sujetan a los mexicanos a los designios del Tío Sam. Ya Trump envía a sus más rapaces secuaces para someter al recién electo presidente. No olvidemos que las decisiones trascendentales para México no se toman en los Pinos, sino en la Embajada Estadounidense que está en Reforma 305 en CDMX. Ese equipo del gobierno de Trump, realmente representa una minoría de empresarios rapaces estadounidenses que tienen sometidos a cientos de miles de mexicanos a una vida de mera supervivencia y lo comanda el anterior director de la CIA, imagínense los que nos comentaría Manuel Buendía al respecto hoy que el delincuente de más alto rango de los Trump: Mike Pompeo secundado por el yerno Judío Jared Kushner que administra los negocios de Donald y que hoy vienen México a sacar el mayor provecho de la nueva circunstancia Mexicana. Si la nueva elite gobernante en México ha escuchado todo lo que ha dicho y hecho en contra de los intereses de nuestra nación la administración Trump deberíamos adoptar una posición firme a esa regular manipulación del presidente mexicano en turno. Ya basta de sumisión. La prueba de fuego para el nuevo gobierno es por supuesto cambiar el modelo económico que tiene a la mayoría de los mexicanos postrados en la pobreza. Que AMLO no le prometa a los estudiantes $ 3,500.00 pesos mensuales, mejor comprométase a liberarnos del yugo que representa el gobierno de los Estados Unidos. Eso de que pretendan que paguemos el muro fronterizo en su territorio es una burla y una humillación a nuestro país que no debe pasar por alto por la nueva administración AMLOista. Las vejaciones que sufren a diario nuestros connacionales deben estar presentes en las mentes del equipo mexicano. En este momento el nuevo gobierno mexicano tiene la capacidad de afectar los múltiples intereses que tienen los estadounidenses en nuestro país. Por qué no hacer que la industria maquiladora deje de ser un instrumento de explotación al pagar salarios de supervivencia, mientras disfrutan de excelentes exenciones fiscales. Por qué no hacer que esas empresas empiecen a pagar ISR en México, como cualquier otra empresa mexicana. Que hay de una visa para los visitantes, turistas y trabajadores estadounidenses en México y que les cueste a ellos lo mismo que nos cuesta a los mexicanos obtener una vista si queremos visitar EE.UU. Demandamos entereza de los AMLOistas, para encarar dignamente a los nuevos conquistadores que tienen sometido al pueblo mexicano

    ResponderEliminar
  14. ¡Enhorabuena a todas y todos los camaradas luchadores sociales de ayer... de hoy... y de mañana!
    Quienes ofrendaron su vida en pos de un ideal...
    Quienes valientemente dijeron ¡BASTA!...
    Quienes desde su trinchera personal lo dieron todo...
    Quienes sufrieron (sufrimos) persecución y cárcel...
    Quienes nunca se postraron ante el poder...
    Quienes fueron arteramente desaparecidos por el régimen...
    A TODAS Y TODOS LES DEBES AHORA, COMPAÑERO ANDRÉS MANUEL, EL HONOR Y EL DEBER DE UN GOBIERNO A LA ALTURA DE TODOS Y CADA UNO DE ELLOS...

    ¡JUSTICIA Y DIGNIDAD!

    ResponderEliminar
  15. Es un gusto leer este tipo de artículos, que aclaran el panorama poliico electoral, desenmascarando mitos que nos venden como verdaderos, cambios que solo han fortalecido a las elites dominantes, y enflaquecido las politicas sociales. Saludos desde Colima.

    ResponderEliminar