ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

"Populismo anti-revolucionario" (17 de noviembre de 2013)

El presidente del Teletón, Fernando Landeros, y el presidente de Televisa, Emilio Azcárraga.
Foto: Octavio Gómez/Proceos.com

John M. Ackerman 

Justicia para Luis Olivares Enríquez y libertad inmediata para todos los presos políticos de Guerrero. 

Las acciones “populistas” son aquellas que a primera vista dan la impresión de ayudar a la población pero que a largo plazo lastiman profundamente a la sociedad. Estas políticas irresponsables y engañosas buscan el aplauso fácil en lugar de resolver los problemas de fondo. Tanto el "Buen Fin" como el "Teletón" cumplen cabalmente con esta caracterización. 

El Buen Fin no busca ayudar a la economía popular sino facilitarles ganancias a las empresas monopólicas. Por ejemplo, muchos establecimientos prefieren ofrecer pagos “a plazos” en lugar de descuentos reales. Así, las grandes empresas pueden deshacerse más fácilmente de los inventarios acumulados a lo largo de este año de franco estancamiento económico. Y cuando sí se ofrecen descuentos reales, normalmente estos apenas emparejan los precios nacionales con lo que se cobra por exactamente los mismos productos en los Estados Unidos. Para realmente beneficiar al pueblo las ofertas tendrían que ser permanentes en lugar de temporales y al gusto de los oligarcas. 

El Buen Fin también fomenta peligrosas prácticas de endeudamiento personal al estimular la utilización de las tarjetas de crédito. Y con el sorteo en el que la Secretaría de Hacienda “reembolsará” una pequeña cantidad a algunos tarjetahabientes el gobierno federal convierte la irresponsabilidad ciudadana en política pública. Asimismo, las ganancias para los bancos por concepto de intereses, cobros y comisiones en tarjetas de crédito durante los próximos meses constituirán una enorme recompensa para la oligarquía por su “generosa” participación en el programa. La casa nunca pierde. 

En lugar de fomentar el consumo irresponsable, el gobierno tendría que controlar los abusos de las empresas monopólicas. Por ejemplo, habría que defender a los mercados populares y a los pequeños y medianos empresarios nacionales de las grandes tiendas departamentales transnacionales que incurren en prácticas laborales abusivas, corrompen autoridades, repatrian sus ganancias a sus matrices y contribuyen muy poco al fisco. Estrictos controles sobre los precios de productos de demanda generalizada también ayudarían a generar las condiciones para un “Buen año” para todos, en lugar de solamente un “Buen fin” para unos cuantos. 

La prensa nacional ha informado que durante los últimos seis años el SAT ha condonado casi 74 mil millones de pesos a algunas de las empresas más grandes del país, incluyendo Televisa y Walmart, por concepto de “créditos fiscales”. A pesar de que el IFAI ha exigido en múltiples ocasiones al Servicio de Administración Tributaria dar a conocer toda la información sobre estos créditos, el gobierno federal, primero con Calderón y ahora con Peña Nieto, se ha negado rotundamente a divulgar los datos. Hoy las fuerzas de la oscuridad también cuentan con el apoyo de Gerardo Laveaga, Comisionado Presidente del IFAI, quien en la votación más reciente sobre el tema defendió con capa y espada los supuestos derechos de los empresarios más poderosos del país a mantener en secreto estas millonarias contribuciones recibidas de parte del gobierno en nombre de todos los mexicanos. 

La oligarquía no descansa en su constante afán de expropiar los pocos ahorros de los dignos trabajadores, estudiantes y profesionistas del país. Apenas culmine el Buen Fin, iniciará el circo mediático del Teletón, que tendrá lugar los próximos 29 y 30 de noviembre. Esta iniciativa es igual de engañosa que la primera. Su principal propósito no es ayudar a los niños con dificultades, sino reducir la carga fiscal y mejorar la imagen pública de la televisora más abusiva del país. En lugar de donar a Emilio Azcárraga los pocos ahorros que pueden quedar después de los gastos del Buen Fin, habría que ahorrarlos para invertir en proyectos de autogestión familiar o comunitaria que beneficien a todos. 

Sin duda existen muchos niños con grandes necesidades que deben ser atendidos. Pero no son los ciudadanos de a pie quienes tienen la obligación de resolver estos problemas con sus reducidos ingresos, sino el gobierno que supuestamente nos representa a todos. Las autoridades tendrían que eliminar la evasión fiscal, cancelar los paraísos fiscales y, en general, recaudar más impuestos a los grandes empresarios para poder cumplir con sus responsabilidades sociales mandatadas por la Constitución. 

En lugar de distraernos con el circo mediático del Buen Fin y el Teletón, habría que inspirarnos con el digno legado de la Revolución Mexicana, cuyo inicio celebramos este 20 de noviembre. Hoy que la oligarquía cada día ingenia nuevas trampas para vaciar nuestros bolsillos, habría que buscar nuevas formas para seguir el digno ejemplo de grandes luchadores sociales como Emiliano Zapata y Pancho Villa a quienes debemos mucho más de lo que cualquiera nos imaginamos. 


Twitter: @JohnMAckerman

(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados
(Publicado en Revista Proceso, No.1933)

10 comentarios:

  1. si bien es cierto que las grandes empresas en Mexico, en su mayoria (si no es que todas), abusan de los empleados pagando bajisimos salarios, tambien es cierto que varias empresas logran reducir costos debido al volumen de ventas y eficiencia en la cadena de suministro..
    lamentablemente los mercados populares no pueden lograr este tipo de eficiencia por su limitada venta. lo que propone el doctor Ackerman de proteger a las empresas nacionales solo terminaria acarreando precios altos y destruyendo, aun mas, el bajisimo poder adquisitivo. Suiza protegio y crecio a dos cooperativas nacionales (COOP y Migros) para dificultarle a Carrefour o a Metro entrar al pais, el resultado es un duopolio de facto con precios exorbitantemente altos, aunque claro, con el salario medio de los suizos, nadie se queja pues su poder adquisitivo es mayor..

    A fin de cuentas, la solucion no pasa por proteger a unos u otros, sino por asegurarse de que el mexicano, que tiene una excelente preparacion, no gane migajas

    Y la otra, la diferencia de precios de productos en EU o en Mexico, son menos debido a practicas perversas, y mas debido (otra vez) al volumen que se vende ahi. Si quisieramos tener los mismos precios deberiamos tener a gente que compre mas y mas sin realmente pensar en lo que necesita (como la mayoria de los estadounidenses).. No creo que el asunto sea exigir menores precios para la ciudadania, lo que se necesita son salarios dignos y que las trasnacionales empiecen a obtener el mismo porcentaje de ganancia en mexico que en cualquier otro pais, no es posible que varias empresas solo vengan al pais a llevarse millones sin dejar nada..

    ResponderEliminar
  2. Lo que se necesita es simplificación y transparencia en el entramado fiscal, estas trasnacionales y grandes consorcios de comunicación deberían tener un impuesto directo a sus ingresos, tal y como pretenden hacerlo con las mineras. Si dicho impuesto se repartiera entre municipios, estados y federación, creo que no les resultaría tan fácil evadir -como al día de hoy sucede- su carga impositiva; que régimen de consolidación ni que créditos fiscales y ni hablemos de diferir impuestos.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  3. Gracias John, tu análisis es eclarecedor y nos convoca a seguir luchando en contra de los enemigos del pueblo.

    ResponderEliminar
  4. Aparte de inteligente es usted ingenioso. Ahora si que les dio una sopa de su propio chocolate, Quienes son los populistas? Excelente articulo, lo voy a difundir en donde puedo para que otros lo puedan leer.

    ResponderEliminar
  5. Nunca deja de sorprenderme el análisis certero del Dr. Ackerman. Mis respetos

    ResponderEliminar
  6. Que chingón, cuando sea grande quiero escribir como tú... saludos y un abrazo John :D

    ResponderEliminar
  7. Muy claro su mensaje, que mente tan objetiva...

    ResponderEliminar
  8. Miles y miles de millones de pesos que el fisco perdona a grandes consorcios es dinero del pueblo al que no le ponen siquiera escuelas dignas, menos aún se encargarán de la población vulnerable.

    ResponderEliminar