ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

lunes, 29 de junio de 2015

"Liberalismo: Izquierda y Derecha" (28 de junio, 2015)

John M. Ackerman

La influencia de la atrasada cultura política de los Estados Unidos sobre México ha generado distorsiones muy problemáticas en la esfera política nacional. Al norte del Río Bravo los debates se mantienen estancados en el enfrentamiento histórico entre los “liberales” terratenientes y los “conservadores” monarquistas propio de la Inglaterra del siglo XVIII. En lugar de copiar o importar aquellas visiones, vale la pena inspirarnos en las tradiciones mexicanas y francesas que han sabido resignificar el concepto de “liberalismo” así como articular nuevas visiones para lograr la transformación social.

En Francia tienen perfectamente claro que el “liberalismo” es hoy una ideología de derecha. Si bien el ejemplo de la independencia de los Estados Unidos de 1776 fue una inspiración para la Revolución Francesa de 1789, los franceses siempre se han distanciado de las peligrosas implicaciones del liberalismo clásico de John Locke cuyo eje central es la defensa de los derechos de propiedad individual de los grandes propietarios. Primero Jean Jacques Rousseau, después Robespierre y más tarde Jean Jaurés articularon una poderosa línea de pensamiento que recupera la importancia de la lucha de los burgueses en contra de la monarquía pero simultáneamente la supera al articular una visión radical de soberanía popular y participación democrática.

En México hemos ido aún más allá que los franceses. La visión política y las acciones sociales de figuras como Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez, Ricardo Flores Magón, Emiliano Zapata y Lázaro Cárdenas han dejado un legado de liberalismo revolucionario que sería una verdadera tragedia ignorar o menospreciar. Durante la independencia, el 12º artículo de los Sentimientos de la Nación llamó directamente a aprobar leyes que “moderen la opulencia y la indigencia”. Unos años antes de que estallara la Revolución, el Programa del Partido Liberal Mexicano enunciaría que “al triunfar el Partido Liberal, se confiscarán los bienes de los funcionarios enriquecidos bajo la Dictadura actual, y lo que se produzca se aplicará al cumplimiento del capítulo de Tierras -especialmente a restituir a los yaquis, mayas, y otras tribus, comunidades o individuos, los terrenos de que fueron despojados-y al servicio de la amortización de la Deuda Nacional.” Más tarde, la Ley de Expropiación impulsada por Cárdenas en 1936, y hoy todavía vigente, facultaría al Estado para lograr directamente la “equitativa distribución de la riqueza acaparada o monopolizada con ventaja exclusiva de una o varias personas y con perjuicio de la colectividad en general, o de una clase en particular”. 

En México no se trata solamente de defender la soberanía popular sino de también desmantelar activamente los aparatos del poder despótico y de redistribuir las riquezas de los oligarcas y de la nación entera entre los ciudadanos más humildes. Este espíritu revolucionario se manifestó con particular fuerza durante la Revolución Mexicana de 1910-1917 y durante el constituyente de 1916-1917, ambos ejemplos al nivel mundial de exitosas conquistas políticas de las clases populares.

El liberalismo revolucionario mexicano entonces no tiene nada que ver con el liberalismo neoliberal estadounidense. El primero busca la liberación de los pueblos y el segundo la consolidación de un régimen de corrupción y autoritarismo. El primero es de izquierda y la segunda de derecha.

Ahora bien, si no hubiera sido por las dos guerras “mundiales” en Europa a principios del siglo XX, lo más probable es que Francia hubiera caminado en el mismo sentido que México hacia un sistema constitucional profundamente social e igualitario. Sin embargo, su desarrollo institucional fue interrumpido por la pérdida de millones de vidas, la destrucción de su infraestructura, su ocupación por la Alemania Nazi y finalmente por la subordinación a los intereses de los Estados Unidos durante el periodo de posguerra. 

Francia hoy mantiene un sólido Estado de Bienestar y envidiables instituciones públicas. Sin embargo, la ausencia tanto de un marco constitucional que tutela más claramente los derechos sociales como de partidos políticos vinculados con los movimientos populares han debilitado su capacidad de respuesta frente al embate neoliberal impulsado desde Alemania e Inglaterra. 

Un claro botón de muestra de la debilidad del legado de la Revolución Francesa en su país de origen ha sido el desempeño del Presidente “socialista” Francois Hollande. Sus supuestos compromisos con los derechos humanos al nivel internacional y con las clases populares en Francia han resultado ser aún más vacíos que las promesas de “cambio” del “liberal” Barack Obama en los Estados Unidos. La decisión de Hollande de convocar a un líder tan corrupto, represor y repudiado como Enrique Peña Nieto como su invitado de honor para la Fiesta Nacional de Francia el próximo 14 de julio pinta de cuerpo entero al actual Presidente Francés. 

Afortunadamente, la izquierda mexicana no necesita ni de los liberales estadounidenses ni de los socialistas franceses para mantenerse firme en su compromiso con la justicia y la transformación social. Tenemos más que suficientes experiencias históricas y teorías propias para inspirar la construcción de una innovadora alternativa política y social que pueda incluso poner el ejemplo al mundo entero.

En este contexto, el importante nuevo estudio sobre la inaceptable desigualdad en el país redactado por Gerardo Esquivel para Oxfam-México (disponible aquí: http://ow.ly/OMVPk) constituye una llamada de despertar. Esta situación de profunda injustica es precisamente el resultado de la consolidación de la lógica de (neo)liberalismo estadounidense en México durante las últimas décadas.  Para escapar del callejón sin salida en que nos encontramos hace falta desandar el camino de las mentiras norteamericanas y enorgullecernos de la gran tradición política mexicana y latinoamericana de exitosas luchas populares por la justicia y la democracia.

Twitter: @JohnMAckerman

(C) John M. Ackerman
Publicado en Revista Proceso No. 2017

5 comentarios:

  1. Eximir de responsabilidad o culpa propia señalando el oprobio de otro u otros es lo que siempre nos ha alejando de imaginar y visualizar nuestra propia perspectiva. Patronimizar, copiar ejemplos de modelos ha sido siempre el lastre histórico de la dizquierda mexicana que proponiéndose avanzar involuciona toda posible creación. Una revolución sin creación termina, como el llamado "socialismo realmente existente", en una simulación burocrático militar industrializada de bienestar social, El reto es más que una crítica comparativa por una crítica objetiva creativa, Cualquier retórica no es sino como una promesa de vendedor de seguros de vida. El futuro se demuestra siempre incierto, no tiene satisfacción garantizada para nadie. Los Autodefensas asumieron el riesgo sin ideologías garantistas... todavía habrá sorpresas y como en toda lucha se pierden y ganan batallas.

    ResponderEliminar
  2. Estimado maestro John Ackerman, gracias por esclarecer el malentendido entre el dañino liberalismo estadounidense y el generoso liberalismo revolucionario mexicano, así como por su aporte de información valiosísima para enriquecer la conciencia de tantos mexicanos que vemos que la patria no da para más violaciones. Confiando en su generosa disposición, quisiera volver a invitarle a participar con el Comité Paro Nacional Pacífico, nos encontrará en el twitter @Rescatando_a_MX . Estamos conscientes del esfuerzo titánico que supone nuestro plan de liberación nacional, pero estamos dispuestos a seguir picando piedra día a día, hasta remover del poder a la escoria ladrona y poder, siguiendo cuidadosamente nuestras etapas, refundar nuestra república.

    ResponderEliminar
  3. A los Flores Magón, a Morelos y a otros ilustres mexicanos se les cataloga como "idealistas" y este calificativo lo aplican con cierto desprecio los que quieren las condiciones de injusticia se sigan perpetuando, utópistas nos llaman a quienes queremos transformar las causas de la enorme desigualdad que padece no solo nuestro dolido México, sino mucho más de la mitad de la población mundial.

    ResponderEliminar
  4. John M. Ackerman allana el camino de la izquierda, para retomar el punto en que se detuvo el progreso social mexicano. Es más que la verdad, los mexicanos tenemos historia de VALIENTES, REBELDES ANTE LA INJUSTICIA. De mis mejores recuerdos históricos, La H. Convención de Aguascalientes, donde al cruzar la puerta del recinto, dejaron a un lado los grupos y medios distintos que los habían llevado ahí, para entonces como ahora "¡COMPORTARNOS COMO MEXICANOS!"

    ResponderEliminar