ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

martes, 28 de julio de 2015

"Imperdonable" (Revista Proceso, 26 de julio, 2015)

Cemeí Verdía, lider de la policía comunitaria de Ostula
In memoriam Idilberto Reyes, otro niño héroe caído en la lucha por un nuevo amanecer

John M. Ackerman

Joaquín El Chapo Guzmán sigue li­bre, pero Cemeí Verdía, dirigente social y líder de la policía comunitaria de Ostula, Michoacán, se encuentra ahora tras las rejas. Fernanda Said Pretelini, cuyo principal “mérito” es ser sobrina del presidente de la República, cuenta con un decoroso empleo en Petróleos Mexicanos (Pemex), mientras las “re­formas estructurales” del Pacto por México mandan a miles de maestros y trabajadores petroleros a las filas del desempleo. Y en respuesta a la con­solidación del poder del crimen or­ganizado en todo el país, las Fuerzas Armadas se lanzan contra niños inde­fensos al grito de “¡Vivan Los Caballe­ros Templarios!”.

¿Para quiénes trabajan los indi­viduos que hoy tienen tomado por la fuerza a Los Pinos? Ya no debería quedarle a nadie el menor resquicio de duda. Somos malgobernados por un grupo de empleados de las más oscuras, violentas y corruptas mafias nacionales e internacionales. El único interés de quienes hoy encabezan las instituciones del Estado mexicano es llenar sus bolsillos al amparo del poder público.

Cada vez más personas se dan cuenta de la traición de nuestros go­bernantes a los principios básicos de soberanía popular y justicia social enarbolados por la Constitución que nos rige. La ausencia de grandes movili­zaciones en el Zócalo capitalino durante los últimos meses de ninguna manera implica la existencia de una conformidad social generalizada.

Literalmente todos los días hay nue­vas protestas sociales a lo largo y ancho de la República Mexicana. La carestía, el desempleo, la corrupción y la inseguridad van generando un enorme descontento social que burbujea con cada vez mayor fuerza debajo de la imagen falsa e hipócri­ta de “normalidad democrática” que quie­re proyectar el actual gobierno federal a los corredores de bolsa en los principales centros del capital financiero mundial.

Los constantes estallidos sociales que hemos vivido en México durante los últimos dos lustros demuestran la existencia de una sociedad activa, consciente y dispuesta a to­mar las riendas de la historia. Desde el frau­de electoral de 2006 hasta la fecha, el pueblo ha tomado las calles una y otra vez para re­clamar la esperanza traicionada de un cam­bio de régimen hacia un nuevo equilibrio político y social basado en la solidaridad, la paz y la participación social.

La lucha por la transparencia electoral de 2006 desembocó en la lucha contra la privatización petrolera en 2008. La movili­zación nacional de víctimas por las masa­cres de Felipe Calderón en 2011 dio pie al vasto repudio juvenil al retomo del Parti­do Revolucionario Institucional (PRI) a Los Pinos en 2012. La protesta de los maestros democráticos ante la reforma educativa punitiva y privatizadora en 2013 sentó las bases para la movilización histórica de todo el pueblo mexicano en contra del régimen en 2014, a raíz de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Paralelamente, tenemos la acción cons­tante de los policías comunitarios, los pue­blos indígenas y los grupos de autodefensa en el territorio nacional. Y los estudiantes universitarios cada día se organizan y pro­yectan su fuerza con mayor contundencia, inspirados por los logros históricos del mo­vimiento del Instituto Politécnico Nacional (IPN) el año pasado. Hay también una infini­dad de protestas locales en todo momento; por ejemplo, en contra de los abusos de la industria minera, a favor de los derechos humanos y por una amplia diversidad de diferentes causas justas.

Frente a este escenario, el gobierno cada día se esconde más atrás del poder desnudo de las Fuerzas Armadas. Des­pués del cobarde asesinato del niño Idil­berto Reyes durante el operativo militar en Ostula, no fueron ni el gobernador constitucional de Michoacán, Salvador Jara, ni el responsable de la Seguridad Pú­blica a nivel nacional, Miguel Ángel Osorio Chong, quienes aparecieron ante los medios de comunicación, sino el general Felipe Gurrola, mando especial del Grupo de Coordinación Michoacán.

Queda claro que se ha consumado un golpe militar de facto en contra de las instituciones civiles en el estado de Michoacán. El hecho de que este gol­pe no se haya declarado formalmente, por no convenir a los intereses del ré­gimen, no le resta ni un ápice de grave­dad a la situación.

La ocupación militar del estado de Oaxaca y la desaparición unilateral del viejo Instituto Estatal de Educación Pública de esa entidad (IEEPC) sigue la misma lógica de poder autoritario. El reemplazo de un organismo público que contaba con la activa participa­ción de los maestros democráticos por un nuevo organismo al servicio de un régimen inculto comandado por per­sonas que apenas saben leer y escribir constituye un golpe en contra de la de­mocracia y la calidad educativa. Mien­tras, la entrega por Gabino Cué de su estado a las fuerzas federales consti­tuye una copia fiel de lo que ya ha ocu­rrido en Jalisco, Michoacán y Guerrero.

La fuga de El Chapo no es entonces la única acción “imperdonable" (Peña Nieto dixit) del régimen actual. Siga­mos luchando todos los días desde to­das las trincheras posibles para lograr la desaparición de los gobiernos con­trolados por mafias corruptas y san­grientas y reemplazarlos con nuevas instituciones al servicio del pueblo.

(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados
Publicado en Revista Proceso No. 2021
____________________
Twitter: @JohnMAckerman

12 comentarios:

  1. Da gusto leer a una persona con tal lucidez, preocupada por los derechos humanos y la dignidad de las personas. Es esperanzador. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sigan votando por el PRI, PAN, PRD, Verde Ecologistay el PANAL

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ayudarnos a entender este país que nos duele tanto a muchos y poco a unos cuantos que lo dilapidan.

    ResponderEliminar
  4. La perversidad del presidente "light" lo lleva a desmentir su ignorancia y la impotencia de su relación con el pueblo. Tiene el deseo de si mismo y goza de ello; una actitud histérica del pueblo reconocería la impotencia del presidente "light" y buscaríamos respuestas desde nuestra soberanía y la dirección de intelectuales como John.

    ResponderEliminar
  5. Excelente exposición John, pero seguimos interpretando el mundo.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen análisis y críticas al sistema. Es reconfortante saber que existen personas como John Ackerman que no tienen miedo de decir las cosas tal y como son y sin rodeos. Se requieren más críticos como él. El descontento del pueblo debe de seguir manifestándose hasta lograr sacar a toda esa lacra que está destruyendo lo poco de democracia que se había logrado en el país. Gracias por expresar en los medios de comunicación lo que sienten muchos mexicanos y mexicanas sobre la grave situación que se vive en México.

    ResponderEliminar
  7. Estos sí son argumentos válidos, tangibles y convincentes y no sólo agresiones estúpidas como las de los peñabots que proliferan en twitter.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen artículo del Dr. Ackerman. Solo le pido le de una regañadita a su secretario (a) Hay un error de concordancia en el tercer renglon del tercer párrafo. La palabra "ausencia" puede haber querido decir "existencia" "presencia" u otra.
    Disculpe la corrección.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, yo leo que está correcto. Hace meses que no hay concentraciones en el Zócalo, la plaza ha estado constantemente ocupada por carpas de múltiples exposiciones y eventos. Desde el desalojo de la CNTE que los envió al monumento a la Revolución, o tal vez el 132, es claro que el Gobierno del DF está dispuesto a desalojar de ese lugar a quien pretenda llevar a cabo alguna concentración, aunque tenga que utilizar la represión violenta, que para eso tienen experiencia en formar grupos de choque y hacen detenciones arbitrarias u otras formas de intimidar a la población.

      Eliminar
  9. Poco a poco Sr.Hackerman,con sus análisis de la situación del país, estamos haciendo conciencia millones de mexicanos,gracias por compartir sus artículos.

    ResponderEliminar
  10. Poco a poco Sr.Hackerman,con sus análisis de la situación del país, estamos haciendo conciencia millones de mexicanos,gracias por compartir sus artículos.

    ResponderEliminar
  11. Saludos sr. Hackerman, muchas gracias por interpretar lo que muchos vemos pero no sabemos explicarnos, Es tanta mala gobernabilidad que ya no sábenos que hacer pero sigamos informándonos de gente como usted gracias nuevamente sigamos cada quien aportando desde su trinchera vamos por un México libre de corrupción de impunidad.

    ResponderEliminar