ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

domingo, 4 de marzo de 2018

"La disputa por el segundo lugar" (Revista Proceso, 4 de marzo, 2018)


John M. Ackerman 

La idea de que Ricardo Anaya sería un “opositor al sistema” es un insulto a la inteligencia y una burla a los verdaderos luchadores sociales, como Nestora Salgado, que han enfrentado al régimen de manera directa y, en consecuencia, han sido objeto de duras represalias. 

Desde el primer día del sexenio de Enrique Peña Nieto, Anaya ha fungido como un leal aliado del sistema de corrupción, impunidad y saqueo. El ahora candidato presidencial panista, abanderado de la coalición Por México al Frente, fue activo promotor de los acuerdos cupulares del “Pacto por México” que nos trajo las dañinas reformas energética, educativa, laboral y de telecomunicaciones. También se ha demostrado que Anaya cuenta con vastas propiedades en México y Estados Unidos adquiridas al amparo de su actividad política. 

El gobierno federal hoy utiliza la Procuraduría General de la República (PGR) para exhibir los trapos sucios de Anaya, no porque el especulador en naves industriales represente alguna amenaza a la integridad del sistema de oprobio que hoy nos malgobierna, sino simple y llanamente porque Peña Nieto y el expresidente Felipe Calderón lo consideran un traidor. Al estilo de un cártel de narcotraficantes o de una secta religiosa o política, priistas y calderonistas buscan ajusticiar personalmente a su antiguo amigo y aliado. 

Anaya no es, entonces, de ninguna manera un perseguido político. Estamos atestiguando una vil lucha por el poder entre dos bandos igualmente ambiciosos, cínicos y corruptos. 

La extraña compraventa millonaria de casas, terrenos y bodegas industriales de parte de Anaya, tanto en Querétaro como en Estados Unidos, efectivamente genera dudas serias con respecto a la honestidad del abanderado de la coalición “Por México al Frente”. De manera similar, el descubrimiento por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) del desvío de por lo menos 6,879 millones de pesos durante el actual sexenio, en operaciones aparentemente conducidas por Rosario Robles y supervisadas por Luis Videgaray y José Antonio Meade, ha terminado de hundir cualquier posibilidad de que el candidato del PRI pudiera enarbolar una agenda de honestidad o de modernidad. 

Los dos candidatos PRIANistas constituyen dos lados de la misma manera hasta con respecto a los perfiles de sus abogados defensores. Anaya reclutó a uno de los abogados y políticos más desprestigiados de la historia reciente: el salinista Diego Fernandéz de Cevallos. Meade, por su parte, contrató los servicios de Javier Lozano, uno de los únicos abogados que le hacen la competencia a Fernández de Cevallos en cinismo y baja moralidad. 

Algunas voces antiobradoristas han cuestionado la racionalidad de la guerra de lodo entre los candidatos del PRI y el PAN. Dicen que esa disputa ayuda al tabasqueño y que, en lugar de pelearse, Anaya y Meade deberían ponerse de acuerdo para unir fuerzas en contra de Andrés Manuel López Obrador.


Sin embargo, analizando bien la situación, queda claro que hay una lógica profunda que fundamenta y sostiene el pleito doméstico entre Anaya y Meade. 

La lucha por el segundo lugar es una disputa literal por la sobrevivencia de los dos institutos políticos. Con López Obrador en Palacio Nacional, haber llegado en tercer lugar el 1 de julio podría significar el fin del partido correspondiente. 

El que llegue en segundo lugar tendrá la oportunidad de intentar aglutinar y articular las fuerzas de la reacción en contra de López Obrador. Ese partido también tendrá en la mira la posibilidad de acumular suficiente fuerza como el representante de las huestes antiobradoristas para reconquistar el poder en 2024. 

Sin embargo, el tercer lugar, llámase PAN o PRI, muy probablemente entrará en proceso de franca descomposición e implosión. Algunos miembros huirían hacia el gobierno federal, otros se unirían con la oposición más fuerte y los demás se quedarían peleándose entre sí por las migajas que queden del partido derrotado. 

El PRI muy difícilmente podría repetir la historia de 2006, en que logró revivir después del lejano tercer lugar de Roberto Madrazo. En aquella ocasión, Felipe Calderón llegó a Los Pinos con una gran deuda hacia el PRI y cogobernó con el viejo partido de Estado desde el inicio de su sexenio. Ello permitió que el PRI se recuperara rápidamente de su estrepitosa derrota en las elecciones presidenciales. 

El PAN tampoco puede confiar en que se repita el escenario de 2012, después del tercer lugar de Josefina Vásquez Mota. Así como ocurrió en 2006, pero con los papeles invertidos, después de 2012 el PAN pudo remontar la derrota a partir de su cercana relación con el Presidente de la República en funciones: Enrique Peña Nieto. 

Pero después de las elecciones de 2018 el escenario sería totalmente diferente. En el probable caso de que López Obrador sea quien reciba la banda presidencial el próximo 1 de diciembre, ni el PAN ni el PRI podrán contar con un Poder Ejecutivo complaciente con su partido. En esta ocasión, sin el salvavidas de Los Pinos, quien llegue en tercer lugar se hundirá solo. 

Esta dura realidad es lo que explicaría la descarnada, pero perfectamente racional, lucha por el segundo lugar en la contienda presidencial. Todo parece indicar que los dos partidos de la reacción ya han aceptado implícitamente su derrota y lo que predomina hoy es la lógica estrictamente pragmática de “sálvese quien pueda”. 

Twitter: @JohnMAckerman

Publicado en Revista Proceso No. 2157
(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados

15 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con estos puntos de vista y no dejo de preguntarme como estos delincuentes y criminales del prianprdverdepanal etc. pueden dormir y compartir con sus familias, que seguramente son un nido de ratas pequeñas, haciendo de cuenta que es normal vivir una vida de delitos de cuello blanco sin consecuencias legales en su contra. Dan asco! Afortunadamente Andrés Manuel y Morena pueden cambiar este panorama desolador de un país convertido en botín de unos cuantos, de los narcos (que tanto teme y respeta el peña que ni pudo ir a Reynosa) y cementerio clandestino.

    ResponderEliminar
  2. Excelente anàlisis, como siempre John. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No hay nada de que hablar la Sociedad Mexicana ya decidió el cambio, En lo personal no meto las manos al fuego por nadie, pero el sistema oficial y su lacayo Anaya ya demostraron que son hijos del mismo problema LA CORRUPCION y la Sociedad quiere el cambio porque somos los que tenemos el poder constitucional de cambiar y decidir nuestro futuro.

    ResponderEliminar
  4. Es obvio que ahora la bolita la trae el ejército, porque hablar del INE o del TFEPJ es hablar de las instituciones cooptadas. Del ejército dependerá que los traidores no eviten que AMLO se siente en la silla presidencial. El ejército decidirá si nos vamos a la descomposición interna, como en Siria.

    ResponderEliminar
  5. Obrador siempre va en primer lugar hasta la madrugada que sigue a las elecciones, ahora a quien le darán la silla los detentadores del poder en México,¿a quien será que beneficiará el cambio de tendencia? a Anaya o al canalla.

    ResponderEliminar
  6. A todo pueblo le llega el momento histórico de definir el futuro que quiere para su nación, sus descendientes y para la sociedad toda. La hora de México llegó y se refrendará en Julio. Están desesperados porque se les terminarán sus corruptelas.¿Es pelea entre hermanos mafiosos? No más corruptos y traidores del PRIANRDVERDEPANAL.

    ResponderEliminar
  7. Sin duda el prian están de cabeza... por otro lado la gente dispuesta con amlo...

    ResponderEliminar
  8. México va a ser un ejemplo al mundo de cómo se pueden cambiar las cosas sin revoluciones armadas ni golpes de estado, sino con la voluntad del pueblo y ojalá que el INE esté a la altura de la circunstancia histórica. Ante la debacle y caída del imperio gringo, México debe emerger como un líder ante el mundo. AMLO es la esperanza de cambio para todo un pueblo y tal vez todo un continente. Que así sea.

    ResponderEliminar
  9. Desde mi punto de vista, el PRI no se puede dar el lujo de quedar en el terser lugar ya que esto le impediría totalmente cometer el gran fraude que pretende y al cual esta acostumbrado; lo otro que me llega a la mente es el pleito entre EPN y Salinas de Gortari, pero ambos se encuentran en la proteccion de privilegios y mantener su poder a costa de lo que sea, y en su mente solo existe una sola cosa que es seguir saqueando al País, manteniendo lo en la ignorancia y pobreza.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por esta contribución. Tengo idea de que no importa quien gane el 2o lugar. Las Presidenciales son solamente unas elecciones en 2018. Las hay para las Cámaras que han sido comparsa del poder. Y donde se manifiesta la impunidad es en el Poder Judicial. Lamentablemente, la corrupción ha cundido como una presa reventada,inundando mucho territorio, demasiado, se diría, al paso de las aguas que han corrido descontroladamente. Hasta el árbitro está en el juego de quienes ostentan el poder.
    En lo personal no creo creo que haya diferencia entre los que queden en 2o y 3er lugar. Son lo mismo y la historia nos dice que se reacomodan para continuar con la misma agenda. Para mí lo preocupante es que le dejen a López Obrador un estado, no solo ingobernable, sino también difícil de meter en cintura, en cuanto a devolverle su justeza, su justicia, a las realidades que han sido tan dislocadas por los regímenes anteriores. Hago votos por que la ciudadanía forme parte activa para crear la sinergia que se necesita para el cambio transformacional que requiere el statu quo.

    ResponderEliminar
  11. Hay que tener presente que Meade es el candidato de Washington, y como cAnaya representa un estorbo para los priístas, el chamaco les salió rebelde, van a buscar a toda costa estar en segundo lugar, desde ahí echar a andar toda la maquinaria del fraude (compra masiva de votos) y todas las zatraperías que saben hacer para llegar a un "empate técnico con Obrador", y lo demás ya es historia conocida.

    ResponderEliminar
  12. Que tan probable la suma Meade-Anaya ? y que podría resultar ? Saludos y Agradecimiento.

    ResponderEliminar