ARTICULO 39 CPEUM. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

domingo, 29 de diciembre de 2013

"Justicia ya, riqueza para todos" (29 de diciembre, 2013)

Protesta del SME frente a Los Pinos//Foto: Miguel Dimayuga, Proceso
John M. Ackerman

El inicio de un nuevo año es un excelente momento para soñar con un mundo más pacífico, justo y democrático, así como para fijar metas concretas que orienten nuestros esfuerzos durante los próximos 12 meses. El problema más grave en México es la enorme desigualdad que existe entre un puñado de familias oligárquicas que todos los días se quedan con una parte más grande de la riqueza nacional, y los millones de mexicanos pobres o de “clase media” que tienen que trabajar cada vez más para apenas mantenerse en el mismo nivel de sobrevivencia. Nada justifica esta situación de enorme injusticia, y todos deberíamos redoblar nuestros esfuerzos para combatir este mal durante el año que está a punto de iniciar.

En principio, a cada mexicano le debería tocar una parte igual de la riqueza nacional. De acuerdo con los mejores cálculos internacionales, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de México hoy equivale aproximadamente a 10 mil dólares, o 130 mil pesos mexicanos, por año. Es decir, el valor de mercado de todos los bienes y servicios producidos en el territorio nacional durante 12 meses alcanzaría para que todos y cada uno de los mexicanos, incluyendo niños y personas de la tercera edad, recibieran un salario de aproximadamente 11 mil pesos mensuales.

Si México fuera un país justo, una familia de cuatro personas ganaría 44 mil pesos al mes. Quienes hoy reciben menos de esta cantidad, independientemente de su actividad laboral, están siendo explotados injustamente y tienen pleno derecho de protestar y demandar su justa porción de la riqueza nacional. En cambio, quienes ganan más de esta suma tendrían que ofrecer argumentos de peso, aceptables para todos, si pretenden validar su posición de privilegio dentro de la economía nacional.

Un ejercicio similar tendría que hacerse no solamente con respecto a los ingresos nacionales, sino también con respecto a la riqueza nacional. Esto significaría repartir de manera equitativa todas las ganancias generadas en un año, y también la totalidad de bienes y servicios acumulados a lo largo de las últimas décadas y poseídos hoy por los mexicanos. Si bien es muy difícil encontrar cifras confiables con respecto a la concentración de la riqueza, las cantidades son sin duda mucho mayores, y su redistribución generaría condiciones de mejor bienestar para decenas de millones de mexicanos.

El artículo 123, fracción IX de la Constitución señala que todos los trabajadores del país tienen “derecho a una participación en las utilidades de las empresas”. Si bien este derecho es violado con frecuencia por medio de una multitud de artimañas jurídicas y políticas, este texto constitucional expresa un avanzado y moderno concepto de la necesaria redistribución de las ganancias económicas. Esta lógica debería aplicarse no sólo a las utilidades “de las empresas”, sino a todas las ganancias del país en su conjunto, ya que la riqueza nacional surge del trabajo y el esfuerzo de todos los mexicanos.

En algunos casos, la concentración de los ingresos o la riqueza nacional en pocas manos se justifica con el fin de promover inversiones o ahorros de largo plazo o para aprovechar “economías de escala” en la producción de bienes y servicios. Por ejemplo, desde luego tiene sentido contar con un Estado fuerte que concentra algunos recursos y es capaz de obligar a los actores políticos, sociales y económicos más poderosos a respetar la ley. Asimismo, para la producción de algunos bienes y servicios particularmente sofisticados o complicados, existe la necesidad de hacer confluir recursos y talentos.

Pero un principio central en un sistema social moderno y racional debe ser que todos compartan de manera equitativa los frutos producidos por la sociedad de la cual forman parte. Hay que romper de una vez por todas con la fantasía neoliberal de que quienes tengan mayores ingresos “merecerían” su riqueza con motivo de sus “talentos” más desarrollados o su “estatus” más elevado. En una sociedad democrática ningún ser humano merecería recibir menos que otro, ya que todos serían esencialmente iguales.

Las evidentes diferencias superficiales que caracterizan nuestros físicos o nuestras personalidades no debieran ser utilizadas para justificar una situación de explotación y desigualdad oprobiosa e inaceptable. Habría que deshacernos del racismo, el machismo, el clasismo y el elitismo de una vez y para siempre.

Pongamos todos lo que esté a nuestro alcance para que 2014 sea simultáneamente un año de protestas y denuncias expansivas, en contra de la desigualdad, el saqueo y la corrupción, y un periodo de construcción de nuevas alternativas ciudadanas a favor de un país, y un mundo, más justo, pacífico y democrático.

Twitter: @JohnMAckerman

(c) John M. Ackerman, Todos los derechos reservados
(Publicado en Revista Proceso, Num. 1939)

12 comentarios:

  1. Básicamente si hay un "gerente" en una empresa que se la pasa sentado en una oficina dando órdenes sin mover un dedo y explotando a sus empleados, debería de ganar lo mismo que el campesino que trabaja 14 horas al día en el campo rompiéndose la espalda? Quizás en un mundo ideal de fantasía donde todos trabajen de acuerdo a sus capacidades parejo, esto podría aplicar, mientras tanto, debemos de asegurar que el que más trabaja gane más de acuerdo a ese trabajo..

    ResponderEliminar
  2. Asi es Ricardo... entonces creo que el campesino entonces deberia ganar mucho mas puesto que su trabajo es muy pesado, yo por ejemplo trabajo en oficina (soy programador) y me impresiona la capacidad fisica de algunos obreros de la industria donde desempeño mi trabajo, estos obreros me causan profunda admiración sin embargo cuando me entero de cuanto ganan confirmo la enorme desigualdad de este pais.

    ResponderEliminar
  3. Estimado John, sin duda los deseos y reflexión que haces para el próximo año son una chingonería, confío en que algo de lo que analizas y propones (al menos algo), se consiga. Lo mejor para ti. Saludos de un Valedor.

    ResponderEliminar
  4. Estimado John: Leyendo tu articulo, me hiciste sentir que vivo en un País inmensamente rico y justo. ¡Gracias por este pequeño momento de felicidad! Es bueno viajar por esta vida con esperanzas, aunque no lleguemos a acariciar el objetivo. ¡Feliz Navidad y prospero año, para ti y toda tu familia!

    ResponderEliminar
  5. Bueno creo que todo recaen en lo mismo desigualdad. que hacer para cambiar esto? protesta el 26 enero!

    ResponderEliminar
  6. Apreciable John, la riqueza y la pobreza no son únicamente en el sentido económico, y quienes tienen controlado al PAís lo saben perfectamente. En el país falta una conciencia cívica, sentido de comunidad, y una ideología mexicana dsitinta. Se ha trabajado durante años para arrebatarle la dignidad e identidad al al pueblo. Es oes lo que vivimos hoy, eso explica porque hay quien vende su voto por una torta y un refresco, y han perdido la capacidad de indignación. Podriamos tomar todo el dindero del pais y repartirlo entre los millones de mexicanos, si no logramos cambiar la ideologia, y restaurar la identidad de quienes somos el Pais, en menos de un año la situación económica volvería a ser la misma. Por eso tratan de desaparecer las ultimas comunidades indígenas, por eso los estan matando de hambre (literalmente) porque ellos aún conservan su identidad, y su sentido de comunidad. Los han despojado de su tierra, por eso se fueron a las montañas, les han limitado el acceso a educación y la salud, pero en cualqueir rincon del pais se puede encontrar una televisión, una cantina y una coca cola. Hay muhcas conciencias dormidas, creyendo el cuento de que estamos en un pais donde el que no sale a adelante es porque no quiere. O que no podemos hacer nada para cambiar las cosas... Y cuando alguien quiere hacer algo, los demás lo tachan de loco. Faltan líderes como Kichner, Mujica, Rafael Correa, que son muy claros, (no perfectos) mucho más sólidos.
    ¿Porque la gente no se indigan en México? creemos que no podemos hacer nada y tratamos de sobrevivir.

    ResponderEliminar
  7. John ojala mucha gente lea tu articulo y creen conciencia de que TIENEN Derechos sobre la riqueza que emana de este pais y no solo salinas/slim y la clase politica con sus aliados empresarios y Traficantes de Droga/Personas se pueden llevar el gran pastel a la boca. Luchemos por que la gente entieda ese Derecho a una Vida Digna. Gracias por tu Articulo

    ResponderEliminar
  8. Estimado John.

    Comparto tu idea y desearía que pudiese el ciudadano común y corriente pudiese saber como hacerle para conseguir tener los beneficios de esta riqueza que genera nuestro país, Otro esquema es que haría con el ( gobiernos, empresas y personas ), pero termino en la triste realidad en la que todo cae en una Utopia, en los buenos deseos, los sueños de muchos para finalmente terminar en el conformismo, el aguante, "que le vamos hacer, solo hecharle ganas".
    Estoy convencido que mucho mejoraría el país si en nuestra cultura estuviese primero EL BIEN COMÚN y no el personalizado ( personas , empresas, instituciones). Si logramos el cambio desde dentro de nuestras costumbres ( educación familiar ) haríamos TODOS, un mejor país ( políticos, empresarios, trabajadores, hombres y mujeres , todos un país realmente fuerte y solido )
    UTOPÍA, al fin.

    Un buen año y ojala mas justo, mas consciente y equitativo,
    (El cambio vendra de dentro, no de fuera)

    ResponderEliminar
  9. Un buen año para todos quienes siguen luchando por los que menos tienen.Felicidades por el análisis que hacen,cada día nos unimos más,y en este 2014 a las calles con la protesta social,así sentiremos la vida necesitada de justicia.

    ResponderEliminar
  10. Excelente artículo, desgraciadamente,no todos los ciudadanos tienen la oportunidad de leerlo, considero que deberíamos todos los que tenemos la información , hacerla llegar a quienes carecen de los medios para obtenerla.

    ResponderEliminar
  11. si en México tuviéramos estadistas que pensaran como el Dr Ackerman, sería agradable vivir en este país; el pueblo de México no merece la clase de canallas que lo mal gobierna y coincido con todos los que aquí opinan que llegó el momento de unirnos y exigir, a esos canallas, su renuncia; que nuestra voz y acciones se unan para demostrar que el pueblo es el que manda y no es que lo diga yo sino lo señala la constitución política en su artículo 39

    ResponderEliminar
  12. Se ha dicho hasta el cansancio que en México la justicia es para los que pueden pagarla,para los "influyentes",y para la "casta divina política"y para esta última no solo se ha comentado,lo hemos visto, Coáhuíla con Humberto Moreira,Oáxaca con Ulises Ruiz,Tabasco con Granier Pebla con Mario marín Etc..Los liderazgos corruptos de sindicatos mantenidos por el gobierno Las dietas y salarios de diputados y senadores ineptos y vendidos los emolumentos exorbitantes de magistrados y miembros de la Suprema corte de justicia,(Qué de suprema ignoro que tiene) pues tambien tiene lo suyo respecto a corrupción, los gastos de manuntencion.de plantones de electricistas y maestros,y si agregamos los oidos"sordos"del congreso,pero principalmente del poder Ejecutivo sobre los plurinominales y tanto sobrante del"honorable recinto.
    Te invito a que no dejes de votar en las próximas elecciones,Pero por favor CRUZA tu papeleta y nulifica la elección.
    .Solo así empezaremos a escoger de verdad;aunque la caballada este flaca,pero bueno esa ya sera otra cosa.

    ResponderEliminar